Ir al contenido principal

GALLETAS MARINERAS. LAS QUE NO SABEN A PESCADO. DESDE GALICIA CON TODA NATURALIDAD.

Ya hace meses que siempre dispongo en la mesa estas galletas gallegas cada vez que hay que degustar algo untable, con y notorio deleite de los comensales. Reconozco que me pasaron desapercibidas unas cuantas veces en el supermercado, más que nada porque el apelativo de "marineras" parece sugerir que tengan sabor a pescado. Resulta que esa denominación procede del uso que se les daba en los barcos pesqueros, ya que sustituían al pan de miga durante los largos desplazamientos marítimos. Se trata un producto con una caducidad muy larga y sin muchos secretos en la composición pero con alta calidad en los ingredientes, al más puro estilo gallego. 

Lo que me extraña sobremanera es que no se hayan posicionado mejor, dada la polivalencia del producto. Pesan poco y sacian mucho, no se ablandan y aguantan perfectamente la presión del alimento que les coloquemos encima sin romperse; además tienen un sabor casi neutro, con lo que no roban protagonismo a los productos con los que se sirven.

En esencia vienen a ser parecidas a las galletas de Mallorca que se comercializan bajo las marcas Gori de Muro y Queli, pero mucho más finas y aplastadas, a la vez que levemente más extensas en superficie, lo que les facilita colocar más chicha encima. 

Inicialmente parece  que es uno de esos productos que conviene tener siempre en la despensa, porque te sacan de muchos apuros y son ideales para una cena de picoteo. Las puedes dejar en una cabaña del monte como alimento de emergencia o llevarlas de excursión campestre, porque lo que sobra nunca se tira y queda bien cerrado para otra ocasión. A los niños les encantan y además tienen unas cuantas variedades para todos los gustos; las hay sin sal, integrales, con chía, especiales de bocado, etc. 

Me haría mucha ilusión que estas galletas de Galicia fueran desterrando definitivamente a los biscotes que suelen acompañar a los pasteles de pescado en demasiados restaurantes. Supongo que la hostelería contribuiría a popularizar por todo el territorio nacional estas galletas que considero de muy alta calidad. En cuanto al precio, por menos de dos euros ya tienes un paquete que dura más de lo que te imaginas. Como producto gastronómico gourmet está al alcance de todo el mundo y la gama de posibilidades de acompañamiento es infinita.

Están fabricadas en España, obviamente, en Chantada, provincia de Lugo, por españoles que contribuyen a la economía del país y al prestigio de los productos de su tierra.

Desgraciadamente no venden directamente al público así que tendrás que buscarlas en el supermercado o en tiendas online.


Entradas populares de este blog

BOFROST. LOS CONGELADOS QUE PARECEN CAROS Y SALEN MUY BIEN DE PRECIO.

Ojo porque esto no es un publirreportaje aunque lo parezca. Los de Bofrost no me dan nada a cambio de hablar bien de ellos. El caso es que ya conocía la empresa desde hace años porque una vecina les compraba muchísimo, ya que no podía ir a la compra y prefería que se lo sirvieran todo a domicilio. La tal vecina no tenía problemas económicos y yo prefería comprar más barato en supermercados convencionales. Lo que ocurrió fue que me mudé a una vivienda unifamiliar y desde entonces me animé a probar los productos congelados de Bofrost, siempre más caros que otros similares que se hallan en la gran distribución comercial. No me parecía convincente la ventaja del servicio a domicilio porque utilizaba bolsas isotérmicas para el transporte. Tras un primer pedido fui cambiando de idea. El incremento de precio redundaba en una calidad muy superior y aunque el aumento de gasto era aritmético, el incremento de calidad resultaba geométrico o exponencial, si se me permite el juego de palabras

PAN DE CARRAL. UN GRAN PAN GALLEGO LLEGA A MERCADONA.

Puede dar la impresión de que este blog publicita productos pero en realidad solo publico artículos sobre las cosas que me han gustado y creo que pueden interesar a los aficionados a los buenos sabores. De hecho casi siempre informo a los productores de que he escrito un texto sobre sus productos y nadie contesta nunca, ni siquiera dan las gracias por hacerles la publicidad gratuita. Todo sea por los lectores y nada por los fabricantes. Por supuesto que Mercadona no necesita publicidad y nunca mejor dicho porque su inversión en anuncios es cero. Lo que les sobra son clientes. Ahora bien, tanto insistir con los precios bajos que en general lo de la calidad les queda un poco lejos en muchos artículos. Digamos que ofrecen precios competitivos y dentro de ellos intentan conseguir la mayor calidad posible, pero en ciertas secciones se quedan muy cortos. Menos mal que alguien ha tenido la brillante idea de vender un pan gourmet de alta calidad en Mercadona. Es gallego, como no podía ser

YA TENGO LA CAFETERA DELTA Q, COMPRADA EN PUBLIPUNTO. Y NO ES PUBLICIDAD.

A las empresas les encantan los intermediarios y lo normal sería que Cafés Delta vendiera directamente esta cafetera en su página web. El caso es que  la web oficial tiene algo escondida la tienda online y sí te venden cafeteras pero más caras y sin el lote de regalo que obtienes comprando en Publipunto.com Teniendo en cuenta que el precio de oferta es bueno y encima te hacen un descuento, por unos 65 euros te llevas la cafetera y un lote de 150 cápsulas, valoradas en 45 euros a precio de mercado, con lo que realmente pagas 20 euros por una cafetera de gama alta. Eso sí, quedas enganchado a Delta y a sus cápsulas, aunque hay alternativas pirata más o menos decentes. La Delta Q es una de las favoritas en Portugal, por delante de Nespresso. Puedes comprar las cápsulas en supermercados portugueses y también en muchos españoles, aunque la tienda online funciona de lujo y los pedidos llegan a toda leche. El hecho de que Delta arrase en Portugal se debe a que los cafés salen más calien