Ir al contenido principal

RESTAURANTE INIRO. HOTEL PALACIO DE SOÑANES. VILLACARRIEDO.CANTABRIA.

Mira que hay restaurantes en España y tengo que ir precisamente al de un hotel. Como si no hubiera otros sitios. Ya se sabe que los restaurantes de hotel casi nunca son recomendables. Menos mal que en este caso hablamos de una excepción muy honrosa.

El Palacio de Soñanes es un hotel arquitectónicamente emblemático y tiene una categoría equiparable a la de los Relais&Chateaux, con un edificio que lo haría pasar perfectamente por Parador de Turismo de los históricos. Solo por verlo ya merece la pena ir a Villacarriedo aunque no haya muchos más atractivos turísticos en la villa.

El restaurante ofrece un menú pasiego por 25 euros, incluyendo un cocido montañés, media ración de chipirones en su tinta, media de entrecot y el postre, amén de bebidas y café, lo que no está nada mal teniendo en cuenta que se come en un coquetísimo comedor ideal para quedar de cine con la pareja o lucirse con los amigos. El entorno del palacio también está muy cuidado y el marco es de los incomparables.

Allí fuimos tres personas y comimos por unos 70 euros a la carta, sin entrantes. Nos sirvieron un arroz negro muy suave, unas carrilleras excelentes y unas chuletillas de cordero meritorias. Los postres son generosos de tamaño; el brownie con helado estaba logrado y la quesada con helado era saciante a la par que sabrosa. Con un par de copas de vino y los cafés quedamos muy ricamente, teniendo en cuenta que afuera había 28 grados y no estaba la cosa para haber pedido más comida so pena de sufrir la tarde en lugar de disfrutarla. El café no estuvo a la altura del resto de la comida, desgraciadamente.

Se sirve vino por copas al razonable precio de dos euros y hay una carta de vinos algo farragosa de consultar y muy poco organizada, aunque correcta y suficiente. La carta de platos está muy equilibrada y no hay nada que sea muy caro.

No estamos hablando ni mucho menos de cocina de autor sino de platos más bien convencionales con buen ingrediente y preparaciones muy actualizadas, es decir, con poca grasa y mucho sabor. Un huésped del hotel puede cenar tranquilamente cada noche sin miedo a la clavada o a que los platos no den la talla. El servicio es muy correcto aunque le falta un plus de simpatía. El servicio de pan, sin ser óptimo, supera la prueba. Cristalería y vajilla están a tono con lo que se espera, al igual que ocurre con la cubertería.

A favor del hotel y del restaurante hay que decir que en la web del hotel sale la carta del restaurante y eso ayuda a decidir si hacer una visita.  Aquí dejo el enlace a la web del restaurante.

Sin lugar a dudas, es una interesante etapa en Cantabria para disfrutar de cocina y arquitectura en un mismo lote. No hay que perderse los servicios higiénicos y un paseito por el interior del hotel para entrar en ganas de reservar una habitación.

Entradas populares de este blog

BOFROST. LOS CONGELADOS QUE PARECEN CAROS Y SALEN MUY BIEN DE PRECIO.

Ojo porque esto no es un publirreportaje aunque lo parezca. Los de Bofrost no me dan nada a cambio de hablar bien de ellos.

El caso es que ya conocía la empresa desde hace años porque una vecina les compraba muchísimo, ya que no podía ir a la compra y prefería que se lo sirvieran todo a domicilio. La tal vecina no tenía problemas económicos y yo prefería comprar más barato en supermercados convencionales.

Lo que ocurrió fue que me mudé a una vivienda unifamiliar y desde entonces me animé a probar los productos congelados de Bofrost, siempre más caros que otros similares que se hallan en la gran distribución comercial. No me parecía convincente la ventaja del servicio a domicilio porque utilizaba bolsas isotérmicas para el transporte. Tras un primer pedido fui cambiando de idea. El incremento de precio redundaba en una calidad muy superior y aunque el aumento de gasto era aritmético, el incremento de calidad resultaba geométrico o exponencial, si se me permite el juego de palabras matemá…

PAN DE CARRAL. UN GRAN PAN GALLEGO LLEGA A MERCADONA.

Puede dar la impresión de que este blog publicita productos pero en realidad solo publico artículos sobre las cosas que me han gustado y creo que pueden interesar a los aficionados a los buenos sabores. De hecho casi siempre informo a los productores de que he escrito un texto sobre sus productos y nadie contesta nunca, ni siquiera dan las gracias por hacerles la publicidad gratuita. Todo sea por los lectores y nada por los fabricantes. Por supuesto que Mercadona no necesita publicidad y nunca mejor dicho porque su inversión en anuncios es cero. Lo que les sobra son clientes. Ahora bien, tanto insistir con los precios bajos que en general lo de la calidad les queda un poco lejos en muchos artículos. Digamos que ofrecen precios competitivos y dentro de ellos intentan conseguir la mayor calidad posible, pero en ciertas secciones se quedan muy cortos.

Menos mal que alguien ha tenido la brillante idea de vender un pan gourmet de alta calidad en Mercadona. Es gallego, como no podía ser de o…

YA TENGO LA CAFETERA DELTA Q, COMPRADA EN PUBLIPUNTO. Y NO ES PUBLICIDAD.

A las empresas les encantan los intermediarios y lo normal sería que Cafés Delta vendiera directamente esta cafetera en su página web. El caso es que  la web oficial tiene algo escondida la tienda online y sí te venden cafeteras pero más caras y sin el lote de regalo que obtienes comprando en Publipunto.com

Teniendo en cuenta que el precio de oferta es bueno y encima te hacen un descuento, por unos 65 euros te llevas la cafetera y un lote de 150 cápsulas, valoradas en 45 euros a precio de mercado, con lo que realmente pagas 20 euros por una cafetera de gama alta. Eso sí, quedas enganchado a Delta y a sus cápsulas, aunque hay alternativas pirata más o menos decentes.

La Delta Q es una de las favoritas en Portugal, por delante de Nespresso. Puedes comprar las cápsulas en supermercados portugueses y también en muchos españoles, aunque la tienda online funciona de lujo y los pedidos llegan a toda leche. El hecho de que Delta arrase en Portugal se debe a que los cafés salen más calientes y c…