Ir al contenido principal

BACKEREI-CONDITOREI. LA FÓRMULA ALEMANA.


En España hay panaderías y confiterías. Las panaderías venden pan y las confiterías venden pasteles. Normalmente las panaderías no venden pasteles ni las confiterías venden pan. En Alemania se da una fusión muy interesante entre ambos comercios y lo más corriente es que en el mismo establecimiento se venda una interesante gama de panes junto con una atractiva selección de tartas. Por lo visto la cosa se ha desarrollado de tal manera que la gama de productos abarca dulces y salados de forma que uno puede desayunar, comer y merendar en estos establecimientos. Hay que dejar claro que funcionan en régimen de autoservicio y no hay servicio de camareros, con lo que se ahorran una pasta en personal y encima ofrecen unos precios muy atractivos. Las raciones de tarta se venden a precios que oscilan entre el euro y medio y los dos euros y medio, con una presentación espectacular y llamativa, destacando por su grosor y finura.

Toda vez que los alemanes no suelen comer de plato sino que pican algo a mediodía, este producto es de gran interés para los turistas que quieren aprovechar el día. Por cierto que uno se puede sentar tranquilamente y no hace falta comer de pie. La gama de bebidas abarca varios tipos de cafés, que desgraciadamente no salen nada baratos, ya que el expresso raramente baja del euro con cincuenta céntimos; eso sí, la calidad del café es bastante alta, mejor que la española o la francesa aunque obviamente por debajo de lo que se sirve en Italia y Portugal. Para simplificar el servicio te sirven en barra y no hay sobrecillos de azúcar sino azucarero y un self service de cubiertos.

En cuanto a los artículos salados hay de todo un poco, desde sencillos bocadillos de salchicha hasta bretzels rellenos.

Si el viajero no tiene incluido el desayuno en su hotel probablemente le salga más a cuenta acudir a uno de estos locales, donde gastará mucho menos y por cinco euros saldrá muy contento. La variedad de productos nos recuerda a los expositores de las confiterías portuguesas, pero la calidad de los dulces es mucho más avanzada en Alemania.

El turista que visita Alemania acabará utilizando estos establecimientos con mucha frecuencia, ya que basta con señalar el producto deseado para ser servido, sin tener que recurrir a restaurantes cuyos platos son indescifrables para los que ignoran la lengua de Goethe y rarísimamente vienen traducidos al inglés. Ojo porque para cenar hay que hacerlo antes de las ocho y después de esa hora hay muy poco donde elegir, así que podemos acabar en un McDonalds sí o sí, nos guste o no, y encima agradeciendo la existencia de esas hamburgueserías que siempre nos sacan de apuros en situaciones de emergencia.

En Francia las panaderías venden croissants y brioches pero rarísimamente sirven bebidas calientes y las confiterías venden a precios disuasorios. En España las confiterías no te ofrecen productos salados salvo raras excepciones. En resumidas cuentas, esta fórmula alemana es un puntazo muy exportable y satisfactorio para la clientela.

Entradas populares de este blog

BOFROST. LOS CONGELADOS QUE PARECEN CAROS Y SALEN MUY BIEN DE PRECIO.

Ojo porque esto no es un publirreportaje aunque lo parezca. Los de Bofrost no me dan nada a cambio de hablar bien de ellos.

El caso es que ya conocía la empresa desde hace años porque una vecina les compraba muchísimo, ya que no podía ir a la compra y prefería que se lo sirvieran todo a domicilio. La tal vecina no tenía problemas económicos y yo prefería comprar más barato en supermercados convencionales.

Lo que ocurrió fue que me mudé a una vivienda unifamiliar y desde entonces me animé a probar los productos congelados de Bofrost, siempre más caros que otros similares que se hallan en la gran distribución comercial. No me parecía convincente la ventaja del servicio a domicilio porque utilizaba bolsas isotérmicas para el transporte. Tras un primer pedido fui cambiando de idea. El incremento de precio redundaba en una calidad muy superior y aunque el aumento de gasto era aritmético, el incremento de calidad resultaba geométrico o exponencial, si se me permite el juego de palabras matemá…

YA TENGO LA CAFETERA DELTA Q, COMPRADA EN PUBLIPUNTO. Y NO ES PUBLICIDAD.

A las empresas les encantan los intermediarios y lo normal sería que Cafés Delta vendiera directamente esta cafetera en su página web. El caso es que  la web oficial tiene algo escondida la tienda online y sí te venden cafeteras pero más caras y sin el lote de regalo que obtienes comprando en Publipunto.com

Teniendo en cuenta que el precio de oferta es bueno y encima te hacen un descuento, por unos 65 euros te llevas la cafetera y un lote de 150 cápsulas, valoradas en 45 euros a precio de mercado, con lo que realmente pagas 20 euros por una cafetera de gama alta. Eso sí, quedas enganchado a Delta y a sus cápsulas, aunque hay alternativas pirata más o menos decentes.

La Delta Q es una de las favoritas en Portugal, por delante de Nespresso. Puedes comprar las cápsulas en supermercados portugueses y también en muchos españoles, aunque la tienda online funciona de lujo y los pedidos llegan a toda leche. El hecho de que Delta arrase en Portugal se debe a que los cafés salen más calientes y c…

PAN DE CARRAL. UN GRAN PAN GALLEGO LLEGA A MERCADONA.

Puede dar la impresión de que este blog publicita productos pero en realidad solo publico artículos sobre las cosas que me han gustado y creo que pueden interesar a los aficionados a los buenos sabores. De hecho casi siempre informo a los productores de que he escrito un texto sobre sus productos y nadie contesta nunca, ni siquiera dan las gracias por hacerles la publicidad gratuita. Todo sea por los lectores y nada por los fabricantes. Por supuesto que Mercadona no necesita publicidad y nunca mejor dicho porque su inversión en anuncios es cero. Lo que les sobra son clientes. Ahora bien, tanto insistir con los precios bajos que en general lo de la calidad les queda un poco lejos en muchos artículos. Digamos que ofrecen precios competitivos y dentro de ellos intentan conseguir la mayor calidad posible, pero en ciertas secciones se quedan muy cortos.

Menos mal que alguien ha tenido la brillante idea de vender un pan gourmet de alta calidad en Mercadona. Es gallego, como no podía ser de o…