Ir al contenido principal

Restaurante Piedras Blancas, Santander.


Santander, comer y volver. Seguro. La capital cántabra destaca por sus excelentes barras de pinchos y tapas. Aquí se unen dos tradiciones que no suelen coincidir, ya que las ciudades que sirven pinchos no presumen de tapas y viceversa, pero este es un caso ideal para los aficionados a la buena comida. En Santander se pica muchísimo y no es tan sencillo vender comidas en el comedor, de modo que la oferta de menús del día destaca por los buenos precios y las elaboraciones avanzadas, además de por el excelente género.

Inicialmente me dirigí a la calle Bonifaz, en la zona de Puerto Chico. Muy cerca está La Bombi, el restaurante donde van los famosos. Había comido ya previamente en La Brocheta, en la misma calle, donde tenemos varias opciones interesantes que probaré en otras visitas.

Se trataba de comer un buen menú del día y teníamos bastante donde elegir en misma calle y las inmediaciones. Escogimos el Piedras Blancas por su apariencia y también porque la oferta se antojaba atractiva. Serían quince euros, todo incluido.

Empezamos con un pastel de hongos con all-i-oli que nos pareció muy interesante, en su punto de sabor y con un par de lonchas por persona, más que suficiente. Un poco más de salsa no hubiera venido mal. Por cierto que el pan es tipo Fripan, calentito y sabroso.

Para los segundos probamos platos distintos. El lomo de buey venía en una ración generosa, servido en tiras y muy en su punto aunque con un toque extra de sal quedaría más logrado. Impecable el bacalao con hongos confitados, de lascas finas y sabor nada salado.

Los dos tomamos el mismo postre, un flan de chocolate con frutos rojos, de nota. Como el rosado del menú era Lambrusco, elegí un blanco de Rueda que me pareció fenomenal, teniendo en cuenta que no me gustan nada los vinos de uva verdejo. Un vino interesante para servirse en un menú, sí señor. El agua se sirve en botellas de cristal de medio litro y el café se puede mejorar aunque no está nada mal.

El local es muy coqueto y tiene una clientela local muy fiel, por lo que no necesitan para nada a los turistas, que no suelen andar de paso por la calle donde está y que por cierto recuerda a las del Barrio Alto de Lisboa. El personal es competente, amable y servicial, las mesas son amplias y hay varios ambientes disponibles.

Estamos también ante un restaurante de comida japonesa y es una pena no haberla probado, pero algo había que elegir. Tienen una muy interesante carta que se puede consultar en este enlace. La cocina se define como mediterránea y el resultado es muy bueno porque la relación entre calidad y precio anda ajustada a tope. El mejor ejemplo es la carta de vinos, con una selección de blancos y rosados a precios asequibles. Los tintos están muy bien elegidos y los cobran baratos.

El Piedras Blancas no es el Serbal y seguramente no lo pretende, pero lo que consigue es un producto impecable a un precio inmejorable. Cocina moderna, creativa, de raciones amplias y con sabores cuidados con precios para todos los públicos. Así ocurre que se llena enseguida y no me extraña. Sin duda es una dirección imprescindible para una escapada a Santander. Locales como éste son los que salen en la guía Gault Millau francesa. A ver si se pasan por ahí los de la Michelin para darle un "bibelot" de los que conceden a los restaurantes donde se come muy bien por poco dinero.

Toda la información detallada en http://www.restaurantepiedrasblancas.com/

Entradas populares de este blog

BOFROST. LOS CONGELADOS QUE PARECEN CAROS Y SALEN MUY BIEN DE PRECIO.

Ojo porque esto no es un publirreportaje aunque lo parezca. Los de Bofrost no me dan nada a cambio de hablar bien de ellos.

El caso es que ya conocía la empresa desde hace años porque una vecina les compraba muchísimo, ya que no podía ir a la compra y prefería que se lo sirvieran todo a domicilio. La tal vecina no tenía problemas económicos y yo prefería comprar más barato en supermercados convencionales.

Lo que ocurrió fue que me mudé a una vivienda unifamiliar y desde entonces me animé a probar los productos congelados de Bofrost, siempre más caros que otros similares que se hallan en la gran distribución comercial. No me parecía convincente la ventaja del servicio a domicilio porque utilizaba bolsas isotérmicas para el transporte. Tras un primer pedido fui cambiando de idea. El incremento de precio redundaba en una calidad muy superior y aunque el aumento de gasto era aritmético, el incremento de calidad resultaba geométrico o exponencial, si se me permite el juego de palabras matemá…

YA TENGO LA CAFETERA DELTA Q, COMPRADA EN PUBLIPUNTO. Y NO ES PUBLICIDAD.

A las empresas les encantan los intermediarios y lo normal sería que Cafés Delta vendiera directamente esta cafetera en su página web. El caso es que  la web oficial tiene algo escondida la tienda online y sí te venden cafeteras pero más caras y sin el lote de regalo que obtienes comprando en Publipunto.com

Teniendo en cuenta que el precio de oferta es bueno y encima te hacen un descuento, por unos 65 euros te llevas la cafetera y un lote de 150 cápsulas, valoradas en 45 euros a precio de mercado, con lo que realmente pagas 20 euros por una cafetera de gama alta. Eso sí, quedas enganchado a Delta y a sus cápsulas, aunque hay alternativas pirata más o menos decentes.

La Delta Q es una de las favoritas en Portugal, por delante de Nespresso. Puedes comprar las cápsulas en supermercados portugueses y también en muchos españoles, aunque la tienda online funciona de lujo y los pedidos llegan a toda leche. El hecho de que Delta arrase en Portugal se debe a que los cafés salen más calientes y c…

PAN DE CARRAL. UN GRAN PAN GALLEGO LLEGA A MERCADONA.

Puede dar la impresión de que este blog publicita productos pero en realidad solo publico artículos sobre las cosas que me han gustado y creo que pueden interesar a los aficionados a los buenos sabores. De hecho casi siempre informo a los productores de que he escrito un texto sobre sus productos y nadie contesta nunca, ni siquiera dan las gracias por hacerles la publicidad gratuita. Todo sea por los lectores y nada por los fabricantes. Por supuesto que Mercadona no necesita publicidad y nunca mejor dicho porque su inversión en anuncios es cero. Lo que les sobra son clientes. Ahora bien, tanto insistir con los precios bajos que en general lo de la calidad les queda un poco lejos en muchos artículos. Digamos que ofrecen precios competitivos y dentro de ellos intentan conseguir la mayor calidad posible, pero en ciertas secciones se quedan muy cortos.

Menos mal que alguien ha tenido la brillante idea de vender un pan gourmet de alta calidad en Mercadona. Es gallego, como no podía ser de o…