Ir al contenido principal

Reinterpretando el sandwich de toda la vida.


En esta vida no todo van a ser ostras y foie. De vez en cuando apetece un sencillo sandwich de jamón y queso, pero no hay motivo para que siempre deba ser clónico. Hasta en esto se puede innovar y con bajo coste.

Para empezar pasaremos de la famosa sandwichera, que es un artilugio de complicada limpieza y donde siempre queda algo de grasa. Un sandwich chulo y molón se puede hacer en el horno. Lo ideal es precalentar el horno unos minutos y no utilizar ninguna bandeja en especial, sino símplemente papel de aluminio. El que quiera puede usar una fuente de pirex, que luego tendrá que limpiar, mientras que el papel tipo Albal se tira y ya está.

Huiremos de la forma cuadrada de siempre. Lo mejor es comprar uno de esos panes tipo hogaza castellana que ya vienen loncheados y encima son de larga conservación. Conseguiremos una forma ovalada que tiene muchísima más gracia.

La clave está en el tipo de queso y en el embutido. No seremos tan cutres como para comprar cualquier cosa etiquetada como "sandwich". Hoy en día se consiguen quesos loncheados tan variados que se puede convertir el sandwich en un plato casi de gourmets. Tenemos desde Emmental hasta Fol Epi pasando por Cheddar, Manchego, de cabra, ahumado de Pría, etc. Hay que incluir dos quesos distintos en el sandwich. Lo mismo es aplicable al jamón cocido, tradicionalmente conocido como de York. Qué menos que dar un papel al salami o a la mortadela y combinarlo con lonchas de pollo o pavo. Lo ideal es que haya también dos tipos en cada sandwich.

Primero embadurnaremos una cara de la loncha de pan con mantequilla, preferentemente salada. Luego colocaremos una primera capa de queso, una primera de embutido y después repetiremos el proceso variando el tipo de producto. Sobre la loncha de pan que corona el plato podemos echar queso del que se vende para pizza, que se fundirá derramándose ligeramente. Otra opción es poner mantequilla, pero teniendo en cuenta que al servir el sandwich lo coronaremos con una generosa capa de Philadelphia. Lo fresco con lo caliente armoniza de cine.

Si queremos dar un toque maestro se puede sustituir la mantequilla por aceite de oliva.
La incorporación de un tercer piso al sandwich es un golpe de efecto y se logra un bocado de gran tamaño, pero hay que tener en cuenta que los quesos del centro ya no se funden tan bien.

Un añadido extra pueden ser los pimientos, que previamente pueden pasarse por la sartén. Se añaden encima del todo o en el medio, a elegir.

El sandwich pasa ahora a ser un plato y hay que comerlo con cuchillo y tenedor grandes. El mejor acompañamiento siempre será una buena cerveza.

Entradas populares de este blog

BOFROST. LOS CONGELADOS QUE PARECEN CAROS Y SALEN MUY BIEN DE PRECIO.

Ojo porque esto no es un publirreportaje aunque lo parezca. Los de Bofrost no me dan nada a cambio de hablar bien de ellos.

El caso es que ya conocía la empresa desde hace años porque una vecina les compraba muchísimo, ya que no podía ir a la compra y prefería que se lo sirvieran todo a domicilio. La tal vecina no tenía problemas económicos y yo prefería comprar más barato en supermercados convencionales.

Lo que ocurrió fue que me mudé a una vivienda unifamiliar y desde entonces me animé a probar los productos congelados de Bofrost, siempre más caros que otros similares que se hallan en la gran distribución comercial. No me parecía convincente la ventaja del servicio a domicilio porque utilizaba bolsas isotérmicas para el transporte. Tras un primer pedido fui cambiando de idea. El incremento de precio redundaba en una calidad muy superior y aunque el aumento de gasto era aritmético, el incremento de calidad resultaba geométrico o exponencial, si se me permite el juego de palabras matemá…

YA TENGO LA CAFETERA DELTA Q, COMPRADA EN PUBLIPUNTO. Y NO ES PUBLICIDAD.

A las empresas les encantan los intermediarios y lo normal sería que Cafés Delta vendiera directamente esta cafetera en su página web. El caso es que  la web oficial tiene algo escondida la tienda online y sí te venden cafeteras pero más caras y sin el lote de regalo que obtienes comprando en Publipunto.com

Teniendo en cuenta que el precio de oferta es bueno y encima te hacen un descuento, por unos 65 euros te llevas la cafetera y un lote de 150 cápsulas, valoradas en 45 euros a precio de mercado, con lo que realmente pagas 20 euros por una cafetera de gama alta. Eso sí, quedas enganchado a Delta y a sus cápsulas, aunque hay alternativas pirata más o menos decentes.

La Delta Q es una de las favoritas en Portugal, por delante de Nespresso. Puedes comprar las cápsulas en supermercados portugueses y también en muchos españoles, aunque la tienda online funciona de lujo y los pedidos llegan a toda leche. El hecho de que Delta arrase en Portugal se debe a que los cafés salen más calientes y c…

PAN DE CARRAL. UN GRAN PAN GALLEGO LLEGA A MERCADONA.

Puede dar la impresión de que este blog publicita productos pero en realidad solo publico artículos sobre las cosas que me han gustado y creo que pueden interesar a los aficionados a los buenos sabores. De hecho casi siempre informo a los productores de que he escrito un texto sobre sus productos y nadie contesta nunca, ni siquiera dan las gracias por hacerles la publicidad gratuita. Todo sea por los lectores y nada por los fabricantes. Por supuesto que Mercadona no necesita publicidad y nunca mejor dicho porque su inversión en anuncios es cero. Lo que les sobra son clientes. Ahora bien, tanto insistir con los precios bajos que en general lo de la calidad les queda un poco lejos en muchos artículos. Digamos que ofrecen precios competitivos y dentro de ellos intentan conseguir la mayor calidad posible, pero en ciertas secciones se quedan muy cortos.

Menos mal que alguien ha tenido la brillante idea de vender un pan gourmet de alta calidad en Mercadona. Es gallego, como no podía ser de o…