Ir al contenido principal

El menú no se comparte. La carta sí.


Durante los últimos años he escuchado todo tipo de historias contadas por hosteleros. Además del tradicional robo de toallas o de irse sin pagar del restaurante, lo que más enerva a muchos propietarios es la actitud de los clientes que pretenden compartir un menú de diez euros entre dos personas, como si de tapas se tratara.

Toda vez que por esos diez euros uno puede comer una fabada digna, unos escalopines al Cabrales aceptables, con una ración de tarta y una botella de vino en la mesa sin cargos extra, ya es chulería pretender que una pareja divida el coste de la comida al repartirse los alimentos entre dos. Eso se puede hacer a la carta.

Hay que dejar muy claro que los precios de los menús son por comensal y no por menú. La legislación española estableció en su día un sistema de menús obligatorio para los restaurantes de ciertas categorías y que pretendía facilitar el acceso de los trabajadores a la comida fuera de casa sin tener que pasar por la carta. Si ya el precio es bastante popular, no viene a cuento la pretensión de muchos turistas que quieren echar morro más allá de lo razonable.

Últimamente han proliferado las advertencias en los anuncios de los menús con todo tipo de combinaciones. Desde "los menús no se comparten, la carta sí" hasta "precios por persona". Debemos tener en cuenta que el precio del menú es global y si el comensal decide no consumir algún plato no tiene derecho a reducción en el precio.

Del mismo modo que me parece penoso venir a Asturias a comer de bocadillo para ahorrar cuando se puede comer por 9 y menos euros, lo de compartir menús ya raya en lo esperpéntico.

Eso sí, los padres que comparten su comida con los niños deberían tener a su disposición un menú infantil porque he visto a demasiados críos pasar hambre porque no les piden un plato para ellos y sus padres piden comida que los nenes no se comen. Menos mal que ya hay restaurantes con menús cortos de un sólo plato pensados para los que no comen mucho.

Entradas populares de este blog

BOFROST. LOS CONGELADOS QUE PARECEN CAROS Y SALEN MUY BIEN DE PRECIO.

Ojo porque esto no es un publirreportaje aunque lo parezca. Los de Bofrost no me dan nada a cambio de hablar bien de ellos.

El caso es que ya conocía la empresa desde hace años porque una vecina les compraba muchísimo, ya que no podía ir a la compra y prefería que se lo sirvieran todo a domicilio. La tal vecina no tenía problemas económicos y yo prefería comprar más barato en supermercados convencionales.

Lo que ocurrió fue que me mudé a una vivienda unifamiliar y desde entonces me animé a probar los productos congelados de Bofrost, siempre más caros que otros similares que se hallan en la gran distribución comercial. No me parecía convincente la ventaja del servicio a domicilio porque utilizaba bolsas isotérmicas para el transporte. Tras un primer pedido fui cambiando de idea. El incremento de precio redundaba en una calidad muy superior y aunque el aumento de gasto era aritmético, el incremento de calidad resultaba geométrico o exponencial, si se me permite el juego de palabras matemá…

PAN DE CARRAL. UN GRAN PAN GALLEGO LLEGA A MERCADONA.

Puede dar la impresión de que este blog publicita productos pero en realidad solo publico artículos sobre las cosas que me han gustado y creo que pueden interesar a los aficionados a los buenos sabores. De hecho casi siempre informo a los productores de que he escrito un texto sobre sus productos y nadie contesta nunca, ni siquiera dan las gracias por hacerles la publicidad gratuita. Todo sea por los lectores y nada por los fabricantes. Por supuesto que Mercadona no necesita publicidad y nunca mejor dicho porque su inversión en anuncios es cero. Lo que les sobra son clientes. Ahora bien, tanto insistir con los precios bajos que en general lo de la calidad les queda un poco lejos en muchos artículos. Digamos que ofrecen precios competitivos y dentro de ellos intentan conseguir la mayor calidad posible, pero en ciertas secciones se quedan muy cortos.

Menos mal que alguien ha tenido la brillante idea de vender un pan gourmet de alta calidad en Mercadona. Es gallego, como no podía ser de o…

YA TENGO LA CAFETERA DELTA Q, COMPRADA EN PUBLIPUNTO. Y NO ES PUBLICIDAD.

A las empresas les encantan los intermediarios y lo normal sería que Cafés Delta vendiera directamente esta cafetera en su página web. El caso es que  la web oficial tiene algo escondida la tienda online y sí te venden cafeteras pero más caras y sin el lote de regalo que obtienes comprando en Publipunto.com

Teniendo en cuenta que el precio de oferta es bueno y encima te hacen un descuento, por unos 65 euros te llevas la cafetera y un lote de 150 cápsulas, valoradas en 45 euros a precio de mercado, con lo que realmente pagas 20 euros por una cafetera de gama alta. Eso sí, quedas enganchado a Delta y a sus cápsulas, aunque hay alternativas pirata más o menos decentes.

La Delta Q es una de las favoritas en Portugal, por delante de Nespresso. Puedes comprar las cápsulas en supermercados portugueses y también en muchos españoles, aunque la tienda online funciona de lujo y los pedidos llegan a toda leche. El hecho de que Delta arrase en Portugal se debe a que los cafés salen más calientes y c…