Ir al contenido principal

Curiosidades en los restaurantes europeos.


Europa es una, grande y libre, con moneda única en la mayoría de paises y una gran uniformidad cultural aparente, pero las costumbres varían ostensiblemente según dónde nos encontremos.


En Italia es muy normal que los restaurantes cobren unos cuantos euros en concepto de "pane e coperto", es decir, pan y cubierto. Se trata de una tasa por la utilización de la cristalería, la vajilla y la mantelería además del servicio de pan. La cantidad puede ser relativamente baja y llegar a los ocho euros por persona en restaurantes de cierto nivel, mientras que en los menús baratos y pizzerías no se suele aplicar. En España es ilegal el cobro por este concepto y cuando viajemos a Italia hay que fijarse bien en la carta para que luego la viruta no suba demasiado. Por cierto que la cocina italiana es fabulosa y los panes suelen ser excelentes.

En Chequia te suelen preguntar primero qué vas a beber antes de tomar nota de la comanda de comida. La costumbre local hace que los camareros esperen a que el cliente se acabe la bebida para ir a preguntarle por los platos que va a comer. Esto genera curiosos equívocos porque muchos europeos pretenden que la bebida les aguante hasta el final de la comida y mientras esperan, desesperan, ya que el personal del restaurante aguarda al final de la primera consumición.

Una curiosa costumbre de los británicos en el exterior es sentarse a la mesa con un combinado alcohólico y mientras tanto ir mirando la carta. Normalmente los comensales no se levantan hasta que no han terminado la botella de vino, la cual les encanta tomar incluso sin comida y después de los postres.

Los aperitivos que se sirven en restaurantes de Portugal son cobrados religiosamente al final de la comida, lo cual molesta a los ingénuos clientes extranjeros que pensaban que se trataba de una invitación de la casa.

Una vez que salimos fuera de España hay que darse cuenta de que comer después de las dos o cenar después de las nueve es una misión imposible y fuera de las grandes ciudades las alternativas pueden reducirse a cero.

El agua mineral en Francia se vende a precio de oro y la gente suele elegir la del grifo, con el nombre de "caraffe d'eau".

En Hungría es tradicional cobrar el pan consumido contando las lonchas que el cliente se ha comido y el servicio de vino por copas es casi más frecuente que el de botellas o medias botellas.

Normalmente el agua mineral sale más cara en todos los paises del mundo que en España y es más cara que el resto de consumiciones sin alcohol porque se considera una actitud snob. En Chequia vale el doble que la cerveza y te sirven la mitad de cantidad.
El menú del día con primero, segundo, postre y bebida incluida es prácticamente especialidad española con algunos casos en Portugal, donde se lleva mucho más el plato del día que el menú largo.

Y usted ¿Conoce alguna particularidad local interesante?

Entradas populares de este blog

BOFROST. LOS CONGELADOS QUE PARECEN CAROS Y SALEN MUY BIEN DE PRECIO.

Ojo porque esto no es un publirreportaje aunque lo parezca. Los de Bofrost no me dan nada a cambio de hablar bien de ellos.

El caso es que ya conocía la empresa desde hace años porque una vecina les compraba muchísimo, ya que no podía ir a la compra y prefería que se lo sirvieran todo a domicilio. La tal vecina no tenía problemas económicos y yo prefería comprar más barato en supermercados convencionales.

Lo que ocurrió fue que me mudé a una vivienda unifamiliar y desde entonces me animé a probar los productos congelados de Bofrost, siempre más caros que otros similares que se hallan en la gran distribución comercial. No me parecía convincente la ventaja del servicio a domicilio porque utilizaba bolsas isotérmicas para el transporte. Tras un primer pedido fui cambiando de idea. El incremento de precio redundaba en una calidad muy superior y aunque el aumento de gasto era aritmético, el incremento de calidad resultaba geométrico o exponencial, si se me permite el juego de palabras matemá…

YA TENGO LA CAFETERA DELTA Q, COMPRADA EN PUBLIPUNTO. Y NO ES PUBLICIDAD.

A las empresas les encantan los intermediarios y lo normal sería que Cafés Delta vendiera directamente esta cafetera en su página web. El caso es que  la web oficial tiene algo escondida la tienda online y sí te venden cafeteras pero más caras y sin el lote de regalo que obtienes comprando en Publipunto.com

Teniendo en cuenta que el precio de oferta es bueno y encima te hacen un descuento, por unos 65 euros te llevas la cafetera y un lote de 150 cápsulas, valoradas en 45 euros a precio de mercado, con lo que realmente pagas 20 euros por una cafetera de gama alta. Eso sí, quedas enganchado a Delta y a sus cápsulas, aunque hay alternativas pirata más o menos decentes.

La Delta Q es una de las favoritas en Portugal, por delante de Nespresso. Puedes comprar las cápsulas en supermercados portugueses y también en muchos españoles, aunque la tienda online funciona de lujo y los pedidos llegan a toda leche. El hecho de que Delta arrase en Portugal se debe a que los cafés salen más calientes y c…

PAN DE CARRAL. UN GRAN PAN GALLEGO LLEGA A MERCADONA.

Puede dar la impresión de que este blog publicita productos pero en realidad solo publico artículos sobre las cosas que me han gustado y creo que pueden interesar a los aficionados a los buenos sabores. De hecho casi siempre informo a los productores de que he escrito un texto sobre sus productos y nadie contesta nunca, ni siquiera dan las gracias por hacerles la publicidad gratuita. Todo sea por los lectores y nada por los fabricantes. Por supuesto que Mercadona no necesita publicidad y nunca mejor dicho porque su inversión en anuncios es cero. Lo que les sobra son clientes. Ahora bien, tanto insistir con los precios bajos que en general lo de la calidad les queda un poco lejos en muchos artículos. Digamos que ofrecen precios competitivos y dentro de ellos intentan conseguir la mayor calidad posible, pero en ciertas secciones se quedan muy cortos.

Menos mal que alguien ha tenido la brillante idea de vender un pan gourmet de alta calidad en Mercadona. Es gallego, como no podía ser de o…