Ir al contenido principal

Clavadas en restaurantes europeos.

Cuando sales de viaje tienes que poner los cinco sentidos a tope para que no te líen ni te tanguen porque hay gente que se aprovecha impunemente del turista bordeando la legalidad con todo el morro. Voy a comentar tres casos típicos, que suceden en la República Checa, Hungría y Portugal.

En el caso de Chequia muchos de los restaurantes de la capital funcionan muy a su aire y están acostumbrados a prácticas irregulares con tal de sacar los cuartos al turista. La jugada que más se estila es entregar las facturas escritas a mano de modo ininteligible y encima añadiendo un misterioso porcentaje extra en concepto de servicio, que puede llegar al 20% o más sin ninguna justificación. Si pedimos agua mineral nos darán microbotellines de la marca más cara al doble de precio que la cerveza. A mi me la armaron una o dos veces pero luego ya anduve con ojo, porque en el restaurante del hotel andaban con más cuidado. Cuanto más te metas en zona turística, peor, ya que los precios bajan en cuanto te alejas dos paradas de metro del centro.

En Hungria, por lo visto, ha habido camareros que aprovechaban para pasar la tarjeta de crédito del cliente un par de veces en lugar de una, pero lo más habitual es que los camareros no te devuelvan el cambio si la cantidad a pagar se aproxima mucho a la cantidad entregada por el cliente, de modo que se toman ellos mismos la propina. Aunque esto pasa principalmente en la capital, la zona del lago Balatón no se libra. Lo mejor es dar lo que nos han pedido con la mayor aproximación posible.

El problema de Portugal, irritante tanto para propios como para extraños, consiste en ofrecer al cliente unas apetitosas tapas no solicitadas de modo que entretenga la dentadura hasta que lleguen los platos; lo malo es que luego se cobran y a precios altos que casi dejan más beneficio que la comida. El gobierno portugués ha tomado cartas en el asunto y actualmente la práctica está prohibida, de forma que el cliente tiene derecho a comer las tapitas y luego no se las pueden cobrar o bien debería exigir que se eliminen de la factura. Los restaurantes llevan tantos años haciendo esto que casi se consideraban con derecho a legalizar la picaresca. Lo mejor es rechazar las entradas de mano, puesto que muchos las tienen preparadas a tal efecto a fin de aprovecharse de la ignorancia del turista. Eso sí, si no tocamos nada, no lo cobran.

Hay más clavadas en más sitios y este artículo es sólo una pequeña muestra. Aquí también le echamos cara con los platos fuera de carta que nunca sabemos lo que nos van a costar. Si el lector desea hacer su aportación, su comentario será bienvenido.

Entradas populares de este blog

BOFROST. LOS CONGELADOS QUE PARECEN CAROS Y SALEN MUY BIEN DE PRECIO.

Ojo porque esto no es un publirreportaje aunque lo parezca. Los de Bofrost no me dan nada a cambio de hablar bien de ellos.

El caso es que ya conocía la empresa desde hace años porque una vecina les compraba muchísimo, ya que no podía ir a la compra y prefería que se lo sirvieran todo a domicilio. La tal vecina no tenía problemas económicos y yo prefería comprar más barato en supermercados convencionales.

Lo que ocurrió fue que me mudé a una vivienda unifamiliar y desde entonces me animé a probar los productos congelados de Bofrost, siempre más caros que otros similares que se hallan en la gran distribución comercial. No me parecía convincente la ventaja del servicio a domicilio porque utilizaba bolsas isotérmicas para el transporte. Tras un primer pedido fui cambiando de idea. El incremento de precio redundaba en una calidad muy superior y aunque el aumento de gasto era aritmético, el incremento de calidad resultaba geométrico o exponencial, si se me permite el juego de palabras matemá…

YA TENGO LA CAFETERA DELTA Q, COMPRADA EN PUBLIPUNTO. Y NO ES PUBLICIDAD.

A las empresas les encantan los intermediarios y lo normal sería que Cafés Delta vendiera directamente esta cafetera en su página web. El caso es que  la web oficial tiene algo escondida la tienda online y sí te venden cafeteras pero más caras y sin el lote de regalo que obtienes comprando en Publipunto.com

Teniendo en cuenta que el precio de oferta es bueno y encima te hacen un descuento, por unos 65 euros te llevas la cafetera y un lote de 150 cápsulas, valoradas en 45 euros a precio de mercado, con lo que realmente pagas 20 euros por una cafetera de gama alta. Eso sí, quedas enganchado a Delta y a sus cápsulas, aunque hay alternativas pirata más o menos decentes.

La Delta Q es una de las favoritas en Portugal, por delante de Nespresso. Puedes comprar las cápsulas en supermercados portugueses y también en muchos españoles, aunque la tienda online funciona de lujo y los pedidos llegan a toda leche. El hecho de que Delta arrase en Portugal se debe a que los cafés salen más calientes y c…

PAN DE CARRAL. UN GRAN PAN GALLEGO LLEGA A MERCADONA.

Puede dar la impresión de que este blog publicita productos pero en realidad solo publico artículos sobre las cosas que me han gustado y creo que pueden interesar a los aficionados a los buenos sabores. De hecho casi siempre informo a los productores de que he escrito un texto sobre sus productos y nadie contesta nunca, ni siquiera dan las gracias por hacerles la publicidad gratuita. Todo sea por los lectores y nada por los fabricantes. Por supuesto que Mercadona no necesita publicidad y nunca mejor dicho porque su inversión en anuncios es cero. Lo que les sobra son clientes. Ahora bien, tanto insistir con los precios bajos que en general lo de la calidad les queda un poco lejos en muchos artículos. Digamos que ofrecen precios competitivos y dentro de ellos intentan conseguir la mayor calidad posible, pero en ciertas secciones se quedan muy cortos.

Menos mal que alguien ha tenido la brillante idea de vender un pan gourmet de alta calidad en Mercadona. Es gallego, como no podía ser de o…