martes, 15 de septiembre de 2015

QUESO AHUMADO EN LONCHAS DE LA CENTRAL LECHERA ASTURIANA.




Las estanterías de los hipermercados están llenas de quesos en lonchas y sin embargo no hay tanto donde elegir. Con la avalancha de los tradicionales Edam y Havarti comparten protagonismo algunas variedades que parecen saber todas a lo mismo, si es que saben a algo. Normalmente los quesos loncheados se usan para bocadillos y sandwiches sin aportar gran cosa al embutido fresco con el que comparten presentación.

En el extranjero tampoco es que haya mucha variedad, aunque los franceses tienen el Fol Epi y los alemanes cuentan con algunos tipos interesantes.

Hace una temporada conseguía que me cortaran en lonchas muy finas el ahumado de Pría o el de Vidiago (quesos asturianos no muy famosos), de modo que podía hacer bocadillos diferentes o símplemente fundir el queso sobre un risotto o bien añadirlo a la pasta fresca de la misma manera que los italianos añaden queso Bagós.

El queso en lonchas ahumado de la Central Lechera Asturiana no es la octava maravilla gastronómica ni mucho menos, pero resulta un soplo de aire fresco en el panorama de los quesos loncheados para consumo no gastronómico y sí utilitario. El sabor está bastante logrado y únicamente se echa en falta una mayor cremosidad, pero eso complicaría el corte y el despegado de cada loncha. Merece la pena concederle una oportunidad en nuestra nevera para el uso que nos apetezca.

También he comprado últimamente Grana Padano en lonchas y en taquitos precortados envasados individualmente, toda una gozada para cuando vas de viaje. Tanto el italiano como el asturiano maridan muy bien con el jamón serrano en bocadillo.

Ahora solo hace falta que se vendan quesos asturianos en formato de rallado para servir la pasta o acompañar el arroz. A ver quién se anima primero.

domingo, 13 de septiembre de 2015

DESPUÉS DE LOS BIMBO THINS LLEGAN LOS BIMBO FLATS.

Ya aviso de que la imagen no se corresponde exactamente con el producto original, pero la web de Bimbo no proporciona buenas fotos y no encuentro el cable para conectar la cámara con el ordenador.  No obstante, el resultado es muy similar.

Si eres de esas personas a las que no les importa para nada el pan, pues mejor lo dejas e inviertes el tiempo en otra cosa. En Saboralia tenemos (tengo) pasión por el pan en todas sus formas y texturas. No estamos hablando del panes para acompañar una comida en toda regla pero sí un picoteo variado. Ya he probado en ocasiones los llamados "thins" de Bimbo, redondos y planos; ahora les toca el turno a los flats, cuadrados y también planos, ideales para calentar en tostadora o sandwichera e incluso para comer tal cual, aunque el sabor mejora con el calor.

El paquete de flats viene con ocho unidades ya precortadas a la mitad, de modo que sólo tenemos que colocar el relleno. La forma no es nada adecuada para meter dentro nada que pueda salirse por los lados, ya que no hay miga que pueda absorber la mayonesa, por ejemplo.

El formato permite colocar lonchas de queso y embutidos frescos o curados que ya vengan cortadas en formas con esquinas. Las combinaciones son infinitas y se pueden lograr resultados muy interesantes. Podemos comer el bocadillo entero o servirlo en trozos para compartir. He probado con cecina y queso ahumado aunque pienso experimentar con lacón y queso de cabra.

El producto final tiene una consistencia muy distinta a la de un sandwich tradicional, ya que les gustará más a quienes prefieren la corteza y no disfrutan tanto con la miga. Si utilizamos sandwichera, el queso se queda atrapado y mantiene el calor fácilmente, sin necesidad de usar mantequilla para el calentamiento. En tostadora recomiendo no separar las mitades a no ser que lo queramos muy tostado. No es un pan para rellenar con tortilla y lo de dentro debe ser siempre extraplano.

La fórmula es novedosa y atractiva para los niños, gente con problemas en la dentadura o simplemente gourmets ávidos de nuevas combinaciones y sabores. Ya los he probado con foie y dan la talla sin problemas.

Ya los tenemos disponibles en los supermercados, junto al pan pita o el naan, que van ganando un hueco en el mercado.