miércoles, 9 de enero de 2013

ROSELL GALLART. PEQUEÑAS BODEGAS CON GRANDES CAVAS Y VINOS

Rosell Gallart es una empresa familiar dedicada a la elaboración de cavas que se encuentra ya en su tercer siglo de historia. En Sant Sadurní d'Anoia, la meca del cava, es donde se hallan los cuarteles generales de estas bodegas especializadas que desde hace unos pocos años han optado también por producir vinos tintos con uva Merlot, algunos jóvenes y otros de crianza, con precios muy asequibles. Rosell Gallart ha agotado recientemente su stock de vinos rosados y blancos, así que deberemos esperar a la siguiente cosecha para degustar unos caldos que arrasan por calidad. En cuanto a los cavas, no se quedan atrás y entran en la categoría de alto nivel con bajo coste. Seguro que los hay más baratos, pero fijo que no es lo mismo ni de lejos.

La tienda online de Rosell Gallart es muy cómoda de navegar. El sistema de venta se basa en cajas completas de seis botellas y no hace falta registrarse para conocer los gastos de envío. Por 40 euros nos podemos llevar un surtido de cava con tres variedades, lo que resulta ideal para la cata y la degustación. Lo más caro que hallaremos en su tienda es un cava magnum reserva de 2004 al precio de 18 euros, nada disparatado y que permite impresionar a los invitados como si fuéramos multimillonarios. La caja de seis botellas del Gran Reserva Brut Nature se queda en 48 euros y si damos prioridad al precio, por solo 30 euros nos podemos tomar toda una caja de otras dos variedades no menos interesantes.

Los consumidores habituales de cava suelen elegir este tipo de bodegas poco conocidas fuera de Cataluña en lugar de los productos más habituales en grandes superficies, que dependen más del marketing y de la clientela de fuera de Cataluña, donde el consumo es tan grande como para que muchos cavas no lleguen al resto del estado.

Por cierto que Rosell Gallart ofrece también pedidos con etiquetas personalizadas, ideales para regalo. Podemos enviarles el diseño o encargarles uno para la ocasión, lo que es un detallazo para bodas y otras celebraciones. Los gastos de envío son gratuitos para pedidos de 200 euros.

En resumidas cuentas internet pone al alcance de todo el mundo lo que antes únicamente disfrutaban unos pocos, por calidad y precio, ya que Rosell Gallart se especializa en cavas con muy poco o ningún azúcar añadido.

Recomiendo echar una ojeada a http://www.rosellgallart.com para comprobar que se trata de una interesante oportunidad para degustar cavas hechos en bodegas familiares y con un exhaustivo control de calidad casi artesano.

lunes, 7 de enero de 2013

COMER Y CENAR CON CAVA

Una curiosa costumbre española es limitar el consumo de cava al final de la comida o de la cena, cuando en realidad el cava puede acompañar gloriosamente desde principio a fin como lo que es, un vino, espumoso pero vino al fin y al cabo. Esto no es ninguna novedad para los que me leen desde Cataluña y otros territorios mediterráneos, pero parece una extravagancia en la mayor parte del territorio nacional.

Me gusta comer con cava y tengo la suerte de que esta bebida anda más bien barata en función de lo que se recibe a cambio, sobre todo si comparamos con vinos blancos de cierto nivel. Por menos de cinco euros hay en los supermercados unos cavas brut nature que te dejan la boca muy contenta y si encima hay invitados quedas como un marqués.

Lo malo es que una vez en el restaurante, la carta de espumosos resulta generalmente lamentable, salvo honrosas excepciones. Para empezar la variedad resulta muy exigua y los precios inflados. No es extraño que se ofrezcan Champagnes a precios disparatados y cavas de gama baja con tarifas disuasorias. Los hosteleros podrían ganar mucho dinero vendiendo cavas además de vinos blancos y/o rosados, pero la tendencia general es considerar al cava como un producto marcadamente navideño o reservado a momentos muy románticos.

Tanto en supermercados como en tiendas online, la variedad de elección es enorme y el cava está al alcance de cualquier bolsillo; no podemos decir que ocurra lo mismo en los restaurantes, donde casi parece que no quisieran venderlo. Una paella de marisco o un plato de pescado tienen en el cava un acompañante de lujo sin falta de recurrir a vinos blancos galácticos.

Curiosamente mi espumoso favorito no es el Champagne sino el Cremant d'Alsace y he probado excelentes espumosos portugueses.  En cuanto al cava nacional, hay mucho donde elegir y sin arruinarse. Cuesta un pelín recibir invitados con una copa de cava y comentarles que se va a seguir con él hasta el final, ya que hay gente que toma vino tinto sistemáticamente, o sea que no digamos ya lo de servir cava rosado, que algunos ven como toda una excentricidad.

Si los productores quieren elevar sus ventas deberían hacer campaña publicitaria porque el consumidor español medio sigue sin asociar cava con comida y lamentablemente no conviene tomarlo tras el postre por norma general.

Y con los tapones especiales para botellas de cava, lo que no se toma hoy estará igualmente aceptable mañana. Si sobra un poquito, siempre lo podemos usar para cocinar, pero mejor que se quede en el paladar.

Si productos como Canei o los Lambrusco tienen tanto éxito, el cava no debería quedarse atrás.

sábado, 5 de enero de 2013

LA CAFETERA TASSIMO A PRECIO DE CHOLLO

Hace un par de años que escribí sobre las ventajas e inconvenientes de esta cafetera y concluí que salía perdiendo claramente ante la competencia. Incluso sugerí que la empresa debería hacer algo al respecto si no quería comerse con patatas sus máquinas y sus discos de café.

Por lo visto se han dado cuenta de que ser mucho más caros que la competencia no ayuda nada y se han puesto las pilas.

Recientemente vi una oferta especial en los supermercados asturianos Alimerka y la aproveché. Por un precio de 49 euros te llevas la cafetera y encima te dan 80 discos de café valorados en 24 euros, con lo que el coste baja a 25 euros. Si encima tenemos en cuenta que nos dan 20 euros de crédito gratis para comprar en la tienda online de Tassimo, el precio se queda en 5 euros. Para mayor alegría, como la compra pasaba de los 40 euros, Alimerka me regaló 6 euros de descuento para futuras compras, un vale de 5 euros de gasolina y un lavado de coche. No es que haya salido gratuita, sino que incluso he ganado dinero. Ese es un buen principio y así uno se anima a probar. El año pasado la misma cadena hizo otro tanto con la cafetera Stracto. Lo que no interesa de ninguna manera es pagarla a precio de tienda. Por lo visto la promoción ha funcionado y las cafeteras han volado.

Una de las ventajas de la Tassimo es la ingente variedad de especialidades de café, que se pueden comprar online y sin gastos de envío con un pedido mínimo de 40 euros, de modo que si no se encuentran en supermercados, la compra por internet facilita la tarea. Ya he hecho un pedido y la web pasa la prueba con sobresaliente, puesto que en todo momento informa del estado del pedido y se puede pagar incluso con Paypal. En total hay 40 opciones disponibles aunque no todas son de café, ya que también hay infusiones.

Una de las ventajas del curioso sistema de discos es que no hay goteo tras la extracción, lo que resulta muy cómodo respecto a otras cápsulas de la competencia.

Hasta ahora solo he probado una variedad de expreso intenso y hay que decir que efectivamente es muy intenso, tanto como para que se puedan servir dos tazas con un único disco, lo que es un aliciente. No sé si pasará lo mismo con los descafeinados. El sabor es muy bueno y convence, bastante más marcado que en las Dolce Gusto y parecido al de Stracto, pero con más posibilidades de elección.

La cafetera en sí tiene un diseño precioso, un tamaño reducido y un depósito de agua pequeño pero muy cómodo de llenar y de encajar. Se puede llevar de viaje porque no ocupa nada.

En cuanto al precio de los discos es muy similar al de las cápsulas Dolce Gusto y hay mucho más donde elegir. Ya podrían hacer lo mismo los de Stracto, cuyas cápsulas Caffitaly se venden un 20% más baratas en Suiza, Alemania y Portugal con marcas como Tchibo o Pingo Doce.

A día de hoy estoy muy contento y todo gracias a que Tassimo haya decidido poner al alcance de la clientela su cafetera con una oferta excepcional. Seguro que se alegran de haberlo hecho y fijo que van a conquistar clientela porque el producto es de muy alta calidad.

De paso animo a las grandes superficies especializadas a que permitan la prueba de sus cafeteras porque son productos que no se pueden comprar a ciegas y el cliente precisa degustar antes de decidir.