lunes, 16 de noviembre de 2009

Cena para cuatro por menos de diez euros.


También podría haber titulado el artículo como "Comer bien de lata".

Uno de los productos franceses que más juego da en la despensa es el Confit de Canard o Confit de Pato. En realidad un confit no es un producto en sí sino un modo de preparación.
Aprendí a apreciar los productos del pato en el Perigord y más concretamente en la villa de Sarlat, que es uno de los lugares turísticos más volcados a la gastronomía de toda Europa.

El confit lo podemos preparar en casa porque el confitado es una cocción a baja temperatura y de larga duracíón, para lo cual va de maravila la vitrocerámica o bien la placa de inducción, pero casi no merece la pena porque lo podemos comprar enlatado por menos de diez euros. El producto viene en latas que contienen cuatro o cinco zancas de pato con su piel, más que suficientes para llenar unos cuantos platos llanos. Lo podemos acompañar con patatas fritas, por ejemplo. La preparación es bien sencilla; se abre la lata y se pone en el horno al baño maría durante unos minutos para que toda la grasa se vaya derritiendo y se facilite la extracción de las piezas. La grasa sobrante podemos usarla para freir las patatas al estilo de Sarlat, en lugar de aceite. Lo ideal es cortar las patatas a la inglesa y luego de freirlas se sirven con perejil espolvoreado.

Normalmente lo compro en Alcampo y consigo buenos precios. No pague más de diez euros por lata porque no merece la pena. Con una lata comen o cenan cuatro tragones y encima uno queda como un marqués. En ningún momento se nota que es un producto en conserva y encima los niños lo comen muy bien. Viene listo para degustar.

Otro día comentaré cómo preparo el magret de pato, es decir, la pechuga; aquí ya nos vamos a los cinco o seis euros por pieza con la que come muy bien una pareja. En Mercadona venden unas setas congeladas que se pueden confitar con aceite de oliva y resultan un buen acompañamiento para el confit y para el magret. Mejor evite comprar alitas porque tienen poco para comer.

No hay comentarios: