sábado, 19 de diciembre de 2009

Nespresso, Dolce Gusto, Tassimo, Digrato, Senseo, Lavazza... ¿Cual es la mejor?


Pues depende... Pero inicialmente ninguna de ellas. Digo que depende porque a lo mejor no nos preocupa que cada taza de café cueste el doble o el triple que con una monodósis ESE o el cuádruple que con café molido convencional.

Todos los sistemas basados en cápuslas pretenden quedarse con el consumidor para siempre, al igual que hacen las compañías de teléfonos móviles cuando te regalan un teléfono modernísimo a cambio de un contrato de permanencia de muchos meses. En el caso de las cafeteras el contrato es para siempre porque un móvil se puede liberar pero una cafetera no. A lo máximo que se puede aspirar es a piratear las cápsulas con el relleno, pero eso es una solución muy cutre.

Las grandes marcas del café en cápsulas se encargan de que la cafetera salga barata y por supuesto que la máquina es excelente y da muy buenos cafés. Pero los inconvenientes saltan a la vista y la incompatibilidad entre los diferentes sistemas deja en clara ventaja a las monodosis en pastillas con el sistema ESE, que valen para toda cafetera con un mínimo de presión aceptable.

Del mismo modo que ocurrió cuando libraron la batalla los sistemas de video VHS, Beta y 2000, sólo habrá un ganador y dentro de unos años será difícil mantener el escenario actual, con tanta variedad de oferta. Los compradores de las máquinas en cápsulas se arriesgan a perder el suministro.

Tanto la Nespresso como las Senseo, Tassimo, Dolce Gusto y Digratto compiten en un mercado con poca demanda en un escenario de recesión económica, buscando consumidores sin problemas económicos a los que no les importe que cada café salga a 35 céntimos y no se puedan preparar dos a la vez o sea obligatorio usar los que proporciona la marca.

Por unos 55 euros encontraremos la cafetera Biffinet en Lidl y con ella se puede obtener un excelente café para una o dos personas, pudiendo elegir entre pastillas o café a granel. El resultado es óptimo y nos sobrarán muchos euros para comprar café.

Para el cliente de empresa hay marcas que regalan la cafetera a cambio de consumo y eso debería llegar al público en general si se quiere incentivar el consumo de cápsulas.

De momento insisto en que con una cafetera convencional el resultado es mucho mejor a medio plazo.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

LO MEJOR DE LA GASTRONOMÍA PORTUGUESA


Además del blog que está usted leyendo ahora también tengo otros especializados en turismo y viajes, incluyendo el que más gusta, titulado "TodoPortugal", en el cual vierto todas mis experiencias en ese maravilloso territorio.

Por supuesto, uno de los mayores atractivos del país es la buena comida y sobre ese tema he publicado una gran cantidad de artículos, cuya lectura sugiero y recomiendo a posibles interesados.

Me limito a citar los temas para que el lector se anime a conocer ese mi otro blog, creado con mucho cariño y dedicación.

Divido los posts por temas cada vez más concretos:

Platos de restaurante:

La açorda (sin traducción posible)
Frango no churrasco (pollo a la brasa)
Bacalhau à braz (bacalao dorado)
Carne de porco à alentejana (carne de cerdo al estilo del Alentejo)
Tripas à moda do Porto (callos al estilo de Oporto)
El bitoque (filete con patatas fritas, arroz y ensalada)
El perú, la pescada, el presunto y la espetada (pavo, merluza, jamón y pinchos morunos)
Arroz de tamboril (arroz con rape y berberechos)
La alheira (especie de salchicha)
Bacalhau com natas (bacalao con patatas y nata)

En un próximo post citaré los artículos especializados sobre bebidas, comida rápida y confiterías. No obstante, usted ya sabe dónde encontrarlos.

viernes, 4 de diciembre de 2009

El capón y el cochinillo de Cascajares a domicilio.

Aunque parezca mentira todavía quedan españoles que no han probado los archifamosos productos de Cascajares, especialmente para las fechas navideñas, cuando uno quiere quedar como un rey con los invitados, con la pareja, con la familia o sencillamente con uno mismo, que se lo merece más que nadie. Todo ello a un precio abrumadoramente inferior a lo que se cobra en un restaurante por lo mismo y garantizando una calidad sorprendente. Por supuesto que conseguir algo parecido cocinando uno mismo lleva bastante tiempo y no menos dinero. Así que si nos lo dan hecho, mejor que mejor.


El envase ya es toda una provocación.

El capón sale a 98 euros y el cochinillo a 59. Los gastos de envío van incluidos y el pedido llega cuando quiere el cliente. Por supuesto que el transporte nos trae los productos refrigerados. El capón sirve para alimentar muy bien a diez personas y el cochinillo vale para cinco comensales. El capón viene deshuesado y relleno de orejones, foie y dátiles, con una salsa para acompañar. Ojo porque también viene con una bolsita de gel frío conservante pero eso no se come y hasta la podemos aprovechar por si algún día tenemos una lesión muscular y queremos combatir la inflamación, aunque para inflamación la que podemos pillar con estos platos que vienen listos para calentar y servir en plan finolis gourmet fashion divinos de la muerte y que saben que alucinas. Uno se luce, no se cansa, no suda y tampoco se preocupa porque lo que se sirve en el plato está garantizado. Con precios así no hay discusión posible.

Podemos servir el capón y/o el cochinillo con ensalada, patatas fritas o arroz. Incluso si pretendemos lucirnos conviene encargar las dos cosas para que todo el mundo pruebe de todo y seguro que sobra para el día siguiente y nos libraremos de cocinar para seguir degustando esos manjares anteriormente reservados a las mesas de los nobles a precio de lacayos.

Los pedidos online pueden hacerse a través de este enlace. Nos lo mandan por Seur y contra reembolso, sin pagos por anticipado. El precio es el anunciado y no hay que añadir IVA. Si nos da pereza rellenar el pedido podemos llamar al 902 365 777 y conseguiremos lo mismo.

Todos los detalles sobre el capón y el cochinillo los tenemos en este enlace en formato pdf listo para imprimir.
Aún hay otros productos Cascajares que prometen alegrarnos la vida e iré hablando de ellos en sucesivos artículos.

La web la tenemos, por supuesto, en http://www.cascajares.com/

miércoles, 2 de diciembre de 2009

TURISMO DEL VINO EN GERONA CON HOTELES SIDORME


El hotel Sidorme de Figueres, en la provincia de Girona, está óptimamente situado y además cuenta con wifi y parking gratuitos. La oferta está muy bien porque incluye una noche para dos con alojamiento y desayuno, además de una visita guiada con degustación en las bodegas Oliveda de Capmany.

La oferta detallada la podemos ver en este enlace y las reservas pueden hacerse directamente por teléfono con el hotel (972 50 15 87). La web de la cadená está en http://www.sidorme.com/.

Desde el hotel Sidorme de Figueres te plantas en veinte minutos en lugares como Roses o Empuriabrava o incluso en territorio francés. El Museo Dalí es visita obligada.
En cuando pueda me vuelvo a pasar por allí, que los vinos de esa zona me encantan y tienen precios razonables, como la oferta del hotel Sidorme.

Cafetera Solac Freecoffee. La alternativa a la Nespresso.


Hay que reconocer que la cafetera Nespresso se ha hecho muy popular y sobre todo por su aura de exclusividad; resulta muy adecuada para gente que toma poco café y puede pagar cápsulas por encima de los 30 céntimos, dependiendo para ello de los pedidos a domicilio o de ciertas tiendas físicas.

Ahora Solac lanza una cafetera llamada Freecoffee que pretende ofrecer las mismas ventajas de la Nespresso y ciértamente mejora algunas cosas pero no todas. En esta cafetera se puede utilizar cualquier monodosis ESE, las que tienen formato de pastillas, lo cual no nos ata a ninguna marca, de modo que el precio por café baja a la mitad. El precio no parece especialmente atractivo y al parecer se comercializa por encima de los 100 euros.

El problema con una cafetera de cápsulas como la Nespresso o de pastillas como la Freecoffee es que quedamos condenados a la elaboración de un único café en cada uso, con lo que renunciamos para siempre al café en grano que moleríamos a nuestro gusto y también decimos adiós al café molido, del cual siemper hallaremos muchísimas más variedades. Obviamente las cafeteras convencionales del mismo rango de precios que las que he comentado permiten también usar a nuestro gusto el café en monodosis o a granel, con un gasto mucho más bajo.

La Freecoffee no te ata a ninguna marca pero sí a un sistema y aunque no es mal producto tampoco nos hallamos ante la solución definitiva y por lo tanto encuentro poco recomendable su compra.

Lo mejor es siempre una cafetera que pueda hacer café para dos o más personas si nos apetece y sin ceñirnos a una modalidad que presenta más inconvenientes que ventajas.
De momento no puedo recomendar la compra de ninguna de las dos cafeteras comentadas. A ver si bajan un poco el precio de las máquinas y de las pastillas para disponer de una de ellas como segunda cafetera.

EL MINISTERIO DE SANIDAD SATANIZA LOS SOBAOS


Por lo visto el Ministerio de Sanidad tiene previsto que en los centros escolares no se pueda vender bollería industrial porque al parecer es peligrosísima para la salud de los alumnos; al menos eso dicen ellos, que velan por nosotros para que seamos muy felices. Se ha llegado a mencionar a los sobaos como productos poco saludables, ahí es nada. Por supuesto que no todos los sobaos son pasiegos ni están protegidos por la Indicación Geográfica Protegida, pero de ahí a considerarlos dañinos hay todo un mundo. Como en todo, no hay veneno sino dosis.

El gobierno dice que hay mucho niño con sobrepeso y que eso es horrible, por lo que se ponen a hacer lo que mejor saben, es decir, prohibir. Se supone que los chavales tendrán que llevarse de casa las chucherías que ayudan a disfrutar la infancia hasta que el Ministerio de Educación obligue a los profesores a vigilar el consumo de croissants en los recreos y la chavalería se tenga que refugiar en los servicios para saciar el apetito con lo que les de la puñeterísima gana.

En este mundo de lo políticamente correcto hay un montón de apasionados de la llamada vida sana a los cuales respeto por su opción, pero critico que tengan que imponernos a los demás lo que debemos o podemos comer, símplemente porque se está demonizando a una serie de alimentos como si fueran el Anticristo de la alimentación.
Otra manía muy extendida es acusar a la comida rápida de todos los males. Supongo que será culpa de Mc Donalds que en Asturias los niveles de colesterol estén altísimos...

Vamos hacia un futuro en el que el estado regulará los comportamientos de la sociedad incluso en los ámbitos privados. Cualquier día comenzarán las acusaciones hacia el chocolate y se empezará a criminalizar al vino. Esto no pinta nada bien. Empiezan por los niños y acabarán con los adultos con la excusa de que es por nuestro bien.

Mientras tanto, aproveche para comer sobaos o corbatas de Unquera antes de que los ilegalicen para obligarnos a tomar una dieta del Almería a orillas del Cantábrico.

sábado, 28 de noviembre de 2009

TODO EL ACEITE DE OLIVA EN UNA SOLA WEB.



Se podría decir que OlivaOliva es algo así como Oliva al cuadrado. Internet está llena de tiendas de aceite pero sólo hay una que los vende todos, o casi.

OlivaOliva.com vende una selección de aceites imposibles de encontrar juntos en ninguna otra parte. Por una parte podemos elegir tamaños, desde los pequeños para degustaciones y ensalada, de cuarto o medio litro; a partir de ahí subimos hasta los cinco litros en lata o en botella de plástico. También podemos escoger la zona de origen del aceite y por supuesto el tipo de aceituna utilizada, puesto que hay tantas variedades que es complicado decidirse. Antes de visitar esta web uno no se imaginaba que había opciones tan diversas.

Los grandes formatos son adecuados para llenar la freidora y el consumo de una familia con niños. Para los hogares menos habitados convienen envases de tres, dos o un litro, que se pueden adquirir por cajas.

Gastar en aceite de oliva virgen extra del bueno es una inversión muy rentable en salud, y encima barata porque no se trata de un artículo nada caro; no en vano vivimos en un país que produce grandes cantidades y calidades.

Obviamente OlivaOliva no se dirige al consumidor que exige siempre el precio más bajo a costa de lo que sea sino al que pretende obtener un plus de calidad a precios razonables y sin pagar las primadas que se abonan en ciertas tiendas gourmet cuyos porcentajes de ganancia inflan artificialmente las tarifas haciendo que el aceite parezca un artículo de lujo.

Regalar aceite es un detalle de buen gusto que se recuerda mucho tiempo y si nos portamos de modo un poco egoista nos obsequiaremos a nosotros mismos, que seguro que lo merecemos.

Lo mejor es echar una ojeada a http://www.olivaoliva.com y pasar un buen rato eligiendo lo mejor del mercado al precio de los productores.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Nacho Manzano consigue su segunda estrella Michelín.


El de la foto es un chico asturiano del municipio de Parres al que primero reconocieron sus méritos fuera de su tierra y tuvo que esperar un poco para ser valorado como merece. No puedo decir que sea amigo pero sí conocido con el que de vez en cuando charlo sobre cocina y hostelería, ya que es lector de mis artículos en la revista Horeco, lo cual es todo un honor para mi.

Nacho acaba de conseguir su segunda estrella Michelin, cosa que está al alcance de pocos mortales en el mundo. Lo curioso del caso es que su restaurante es de los que precisan GPS para llegar porque se halla algo apartado del mundanal ruido, aunque no lejos de la autovía del Cantábrico. Allí cené tres veces y fueron antológicas. El tío lo borda y además de innovar invierte en ingredientes de primera calidad, que son la base de un plato. Con el tiempo se ha hecho mediático y lo podemos ver en la tele. Ahora también explota un negocio de catering para banquetes que ya he tenido la ocasión de disfrutar y que se mereció un sobresaliente por parte de los invitados a la boda en la que estuve.

Este blog felicita a Nacho por haber llegado tan lejos y le anima a superarse, que seguro que aún puede. También aprovecho para sugerirle que renueve su web porque es todo un despropósito innavegable y lo más alejado posible de la llamada Web 2.0. Estamos hablando de una persona muy humilde y con los pies en la tierra. Los precios de su menú degustación son de lo más asequible a nivel nacional y ahora tiene el doble de estrellas que el año pasado.

Para 2010 espero felicitar también a su colega y compatriota mío Campo Viejo, más conocido como "el maño", que regenta El Corral del Indianu en Arriondas, donde también se come de cine por debajo de los 100 euros, lo cual es un regalo teniendo en cuenta el tipo de menús que se degustan y comparando con establecimientos similares de capitales europeas.

En mi zona cuando se consiguen tales méritos decimos cosas como "é finísimu" o "qué gallu". Felicito también a su madre, hermana y esposa, ya que detrás de este hombre hay tres mujeres que son muy importantes en su vida.

Y sobre la típica leyenda urbana de que se pasa hambre en esos sitios, creo que lo mejor es ir y luego opinar y no contar historias que le pasaron a un amigo de un amigo.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

CONSERVAS COSTERA. LA COSTERA DEL BONITO Y OTROS FRUTOS DEL MAR DESDE ASTURIAS


Conserveras de pescado ha habido muchas pero cada vez quedan menos y Conservas Costera lleva en Asturias desde 1926, que supongo que por algo será, seguro que por hacer las cosas bien y buscando un buen equilibrio entre calidad y precio; es decir, envasar un producto óptimo y venderlo a precios convincentes. No todo el mundo puede decir lo mismo. Ojo porque no estamos hablando del bonito que siempre está de oferta en los hipermercados porque en este caso se trata de productos gourmet que están al alcance de los españoles que quieran pagar un poco más a cambio de recibir mucho más. El secreto es tener pescado de primera y tratarlo con mucho cuidado.

Conservas Costera tiene una variadad de 40 productos, lo cual ya es destacable e ideal para componer una cesta navideña a base de productos del mar con un larguísimo periodo de conservación. Con el bonito podemos elaborar lujuriosas ensaladas pero hay mucho más. Desde el humilde y sabroso paté de sardina, muy adecuado com aperitivo, hasta el insuperable paté de oricios (erizos de mar) y pasando por las suculentas anchoas en aceite o salazón, Conservas Costera tiene una gama para todos los gustos. Hay un surtido de tres variedades de algas que lucen muchísimo en los platos de pescado o en un simple revuelto. Curiosamente comercializan los caracoles de mar más conocidos como bígaros, en tarro.

Por supuesto la estrella es el bonito del norte en tarros de hasta casi dos kilos de peso escurrido, que hacen salivar a los que los ven en las estanterías del supermercado. Naturalmente que también envasan la ventresca en latas pequeñas para los más exigentes con el género. Un buen detalle es la especialidad baja en sal para los que llevan una dieta y se quieren permitir el capricho sin renunciar al sabor.

Conservas Costera tiene dos páginas web. La primera la veremos en http://www.conservascostera.com y la segunda en http://www.costera.es

La diferencia con las conservas corrientes de supermercado de bajo coste se queda en unos céntimos en cuanto al precio y un abismo respecto de la calidad. Póngalas a prueba y comprobará que la calidad tiene un valor que merece la pena pagar. Téngalas a cuenta para los regalos navideños porque se lo agradecerán durante mucho tiempo.

martes, 24 de noviembre de 2009

¿POR QUÉ LES PONEN UNOS NOMBRES TAN RAROS A LOS PLATOS EN LOS RESTAURANTES?

Eso queda bien explicado en este video del programa televisivo de ETB Vaya Semanita. El que tenga Digital Plus, que no se lo pierda los sábados por la mañana y por la tarde. Se trata probablemente del mejor programa de humor posible en español. Seguro que a usted también le ha pasado lo mismo que a estos señores en un restaurante.

lunes, 23 de noviembre de 2009

ALGAS CANNORI. FRUTOS DEL MAR GALLEGOS.


Marisco y Galicia son casi sinónimos pero no todo el mundo sabe que la pasión gallega por los frutos del mar va mucho más allá. Del mar vienen alimentos de origen animal y ahora también vegetal. La gran despensa mundial se encuentra no sólo en tierra firme sino también en el agua salada marina.

La primera vez que probé las algas fue en un plato cocinado por el popular Nacho Manzano en su restaurante La Salgar, al poco de haber obtenido su estrella Michelín. La lubina con algas estaba de muerte porque el pescado era de primera y el complemento de las algas como guarnición maridaba excepcionalmente.

Las algas van haciéndose un hueco en la cocina y también en la alimentación, puesto que no es sólo cuestión de gastronomía sino también de salud. Como producto son un dechado de virtudes al carecer de grasas y estar repletas de vitaminas y oligoelementos además de fibra.

Las aplicaciones en cocina son variadísimas y su sabor resulta adictivo. Se pueden usar como acompañamiento de pescados, como ingrediente complementario para pastas, arroces y revueltos o bien incluso en ensalada.

Cannori es una empresa gallega que se dedica exclusivamente al cultivo de algas y a su envasado sin añadir nada. Así de simple, de la mar al tarro y de ahí a la mesa.

Si ve el producto en supermercados, conceda una oportunidad a las algas en su despensa y sorpréndase de su efecto. Impresionará a su amistades y enriquecerá sus platos, además de cuidar su salud.

Toda la información muy detallada en http://www.cannori.com/

jueves, 19 de noviembre de 2009

HARINAS SANTA RITA. SE ACABÓ LA VULGARIDAD.


Efectivamente, lo que estamos viendo en la foto son los envases de harinas Santa Rita que encontraremos en numerosos supermercados. El tercer milenio tiene estas cosas. Ya era hora de que de una puñeterísima vez la harina dejara de venir en los tradicionales envoltorios de toda la vida. Demasiados paquetes de azúcar pierden género y todos los de harina van espolvoreando el material por el carro del supermercado, el maletero del coche y los armarios de la cocina. Ahora la harina viene en estos prácticos envases reutilizables para lo que nos apetezca y tan útiles como un túper. Igual que otros han metido el azúcar en tetrabrick, Harinas Santa Rita ha revolucionado el mundo de las harinas y no sólo a base de envasarlas sino también ofreciendo una variedad inusitada nunca antes vista.

Me explico. Harinas Santa Rita tiene a la venta diecisiete variedades de preparados para la cocina. A ver quién da más. Olvidemos la antigualla de usar la misma harina para todo. Ahora nos lo ponen fácil, ya sea para rebozar pescado, elaborar croquetas, preparar bizcochos y magdalenas, amasar la masa de una pizza o cualquier plato que necesite un preparado de harina, hasta pan casero. Destaca particularmente la témpura para verduras. La clave está en que ahora ya no hay que añadir nada porque tenemos un producto específico para cada necesidad culinaria.

Al envase le ponemos matrícula de honor porque no hay nada mejor en el mercado. Al producto le damos una mención especial porque ya tenemos las cosas mucho más fáciles que nuestros antepasados. Parece mentira que haya una gama tan variada de rebozos y aderezos aplicable a la cocina casera. De hecho en los restaurantes usan estas cosas desde hace mucho tiempo y ahora quedan al alcance de la enorme clase media española.

Pagaremos menos de dos euros por cada envase y garantizaremos una excelente conservación del producto durante mucho tiempo. La harina cunde mucho y se aprovecha muy bien. Por cierto que incluso la hay de maiz, como la que usamos los asturianos para elaborar los llamados tortos y que en otros lares se conocen como talos. En definitiva, hay un producto adecuado para necesidad y con garantía de resultados.

Recomiendo encarecidamente una visita a http://www.santaritaharinas.com/ para conocer toda la gama de productos y una amplia selección de recetas adecuadas. Me gustaría tener más sitio en la cocina para tener todas las harinas.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

El sandwich más caro del mundo


Para los que pensaban que ir de pinchos en San Sebastián es caro, llega el sandwich de 130 euros y curiosamente no es de Bilbao. La cadena de grandes almacenes británica Selfridges ha lanzado su bocadillo de superlujo, del que al parecer ya han vendido 100 unidades. Los ingredientes son todo un lujo e incluyen ternera japonesa de Kobe, a la cual se le cría con toda suerte de mimos y además se le administran bebidas alcohólicas y se le dan masajes para suavizar la carne.

El sandwich en cuestión lleva foie y otras delicias. Lo curioso es que el bocadillo del que hablamos es un Mc Donald, no porque lo produzca la cadena de hamburgueserías sino porque su creador se llama así. Toda una ingeniosa maniobra publicitaria. Estas cosas sólo pasan en Londres.
La preparación lleva unos diez minutos y se mezclan cosas como queso Brie de Meaux, mayonesa de trufas negras, tomatitos y otras zarandajas apetecibles. Son casi 600 gramos de comida para los valientes que se atrevan a pagarlo.

Aunque esto parezca una atrocidad, creo que se puede superar, símplemente bastaría decirle a cualquier vasco ¿A que no hay huevos a hacer uno más caro? Sería cuestión de minutos y seguro que llevaría queso Idiazabal, chuletón de Berritz y pimientos de Tolosa. Probablemente el peso fuera de varios kilos y el precio superara al de una cena en la parte vieja de Donostia.

martes, 17 de noviembre de 2009

Cómo comer en Suiza sin arruinarse.


Suiza es un país muy especial ya que no pertenece a la UE y está rodeado de paises de la Europa comunitaria. Su moneda es el franco, que vale 0.65 euros y tiene un montón de rarezas y peculiaridades llamativas. Aquí los particulares que viven en edificios de viviendas no pueden poseer una lavadora en su domicilio sino que deben utilizar una máquina comunitaria ubicada en el sótano. Todo está muy reglamentado en este país de cuatro lenguas. El plato que sale arriba cuesta 7.60 euros y lo podemos degustar en el restaurante del supermercado Coop.

Evidentemente Suiza es un país de alto coste, aunque también de alta calidad; no obstante, los alojamientos no dan la talla según los estándares ibéricos. En el tema del transporte la cosa ya es muy diferente.
Hay muchas cosas que ver allí pero los precios pueden ser muy elevados en la hostelería convencional, incluso para los propios suizos. Así pues, se imponen soluciones radicales y prácticas. Sí es posible comer a un precio muy conveniente utilizando los restaurantes de las dos principales cadenas de supermercados, que son Coop y Migros, extendidas por todo el territorio suizo. Hay que aprovechar esta posibilidad para las comidas ya que a la cena nos los encontraremos cerrados.
Coop vende platos como el de arriba y menús semanales a precios más reducidos, de modo que será posible comer un plato fuerte y un postre o una entrada, con bebida y café por menos de 13 euros por persona, lo que no está nada mal. La comida es bastante buena para ser de autoservicio y la he probado en más de una ocasión. Parecía que acabaría comiendo en McDonalds a diario pero no fue así y por lo menos los dos supermercados me facilitaron una alimentación digna.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Cena para cuatro por menos de diez euros.


También podría haber titulado el artículo como "Comer bien de lata".

Uno de los productos franceses que más juego da en la despensa es el Confit de Canard o Confit de Pato. En realidad un confit no es un producto en sí sino un modo de preparación.
Aprendí a apreciar los productos del pato en el Perigord y más concretamente en la villa de Sarlat, que es uno de los lugares turísticos más volcados a la gastronomía de toda Europa.

El confit lo podemos preparar en casa porque el confitado es una cocción a baja temperatura y de larga duracíón, para lo cual va de maravila la vitrocerámica o bien la placa de inducción, pero casi no merece la pena porque lo podemos comprar enlatado por menos de diez euros. El producto viene en latas que contienen cuatro o cinco zancas de pato con su piel, más que suficientes para llenar unos cuantos platos llanos. Lo podemos acompañar con patatas fritas, por ejemplo. La preparación es bien sencilla; se abre la lata y se pone en el horno al baño maría durante unos minutos para que toda la grasa se vaya derritiendo y se facilite la extracción de las piezas. La grasa sobrante podemos usarla para freir las patatas al estilo de Sarlat, en lugar de aceite. Lo ideal es cortar las patatas a la inglesa y luego de freirlas se sirven con perejil espolvoreado.

Normalmente lo compro en Alcampo y consigo buenos precios. No pague más de diez euros por lata porque no merece la pena. Con una lata comen o cenan cuatro tragones y encima uno queda como un marqués. En ningún momento se nota que es un producto en conserva y encima los niños lo comen muy bien. Viene listo para degustar.

Otro día comentaré cómo preparo el magret de pato, es decir, la pechuga; aquí ya nos vamos a los cinco o seis euros por pieza con la que come muy bien una pareja. En Mercadona venden unas setas congeladas que se pueden confitar con aceite de oliva y resultan un buen acompañamiento para el confit y para el magret. Mejor evite comprar alitas porque tienen poco para comer.

domingo, 15 de noviembre de 2009

PAN PITA


Tengo que reconocer que para mi una pita siempre fue una gallina. Fue a raíz de un viaje a Bélgica cuando descubrí este curioso tipo de pan plano (que es lo que significa pita) que se utiliza para rellenar más que para acompañar la comida. Como invento es muy bueno. Ahora lo hay en supermercados y a buen precio, listo para prepararse en una tostadora. Una vez que se abre el paquete hay que consumirlo rápidamente, así que algunas empresas ofrecen el lote de seis panecillos en dos envases de tres unidades dentro de un unico pack. strong>En España este pan ha llegado gracias a los populares Kebab.

Una vez que se humedece ligeramente y se calienta, el pan se hincha y luego se desinfla, dejando el centro hueco, lo que aprovechamos para hacer una hendidura en el borde e introducir lo que deseémos, con una salsa, preferentemente, porque es más bien seco. Los suelo rellenar con bonito y mayonesa y ya lo he hecho con foie, aunque admite muchas combinaciones. Es ideal para bocadillos y además no nos pringamos. Es una interesante opción para cenar mirando la tele o símplemente para comer rápidamente. El único inconveniente es que cuando se enfría queda duro y pierde toda la gracia, así que no vale para llevar. Este pan es de origen árabe.

sábado, 14 de noviembre de 2009

SIVARIS: ARROZ POR UN TUBO


En la foto salen los atrevidos y originales envases de medio kilo de arroz de la marca Sivaris en sus ocho variedades. Estamos hablando de arroces de calidad máxima cultivados en Valencia y que se ofrecen en especialidades tan distintas como redondo, largo, sushi, carnaroli, basmati, bomba, venere y salvaje.

Para los amantes de la buena mesa se trata de toda una provocación, pues nos hallamos ante productos de gama muy alta y sin embargo asequibles, ya que el arroz cunde una barbaridad y hace plato casi por sí solo, absorbiendo muy bien los sabores de los alimentos con los que se cocina. Las más de las veces el secreto de un arroz con marisco no está únicamente en los frutos del mar sino en el arroz utilizado; es ahí donde los buenos restaurantes obtienen sabores que los particulares nunca consiguen empleando cualquier arroz barato del supermercado. Hay que tener en cuenta que cada variedad de arroz tiene peculiaridades en el tiempo de cocción, que puede variar mucho.

Las texturas y los sabores de estos arroces proporcionan mucha variedad a las guarniciones de los platos. El arroz es el alimento más consumido en todo el mundo y por algo será. Personalmente recomiendo sustituir las patatas por arroz en la presentación de muchos platos.

Lo bueno es que no hace falta buscar estos arroces por ahí ya que los tenemos disponibles en su página web con envío a domicilio sin gastos de porte, que ya van incluidos en el precio mostrado.

Como regalo de navidades es un detallazo y seguro que se recuerda durante mucho tiempo, porque dura meses, ideal para incorporar en una cesta o para regalarnos a nosotros mismos y permitirnos un caprichito que no nos va a arruinar. También existen formatos de uno y cinco kilos, apropiados para los consumidores más voraces.

Toda la información en http://www.sivaris.eu/

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Queso de Gamonéu, sólo para unos pocos.


Si el lector ya conoce este queso es mejor que no siga leyendo porque no le vamos a descubrir nada nueve. Si por el contrario es la primera vez que encuentra información al respecto, quizás le convenga saber algunas cosas.

No son pocos los turistas que escrutan los escaparates de las numerosas tiendas especializadas de Cangas de Onís, en Asturias. Sin duda Aquilino Sánchez es la más antigua y tiene dos versiones, una con quesos cortados y envasados al vacío y otra para servicio al corte. Muchos viajeros se sorprenden ante el enorme tamaño de los quesos de Gamoneu expuestos, ya que algunos pesan hasta siete kilos y parecen ruedas de coche de gama alta. Y sin embargo la imagen no dice nada a los foráneos, que pueden confundirlo con el archifamoso Cabrales.

Y es que el Gamoneu es un queso de producción extremadamente limitada y muy valorado por la población de la zona, que puede abonar la friolera de 36 euros por un kilo de este producto si ha sido elaborado en los puertos de montaña durante el verano. Los precios bajan a la mitad si se trata de quesos de los valles. Hay menos de 10 productores adscritos a la denominación de origen y ello se explica si tenemos en cuenta la complicada elaboración del queso y el entorno extremadamente hostil donde se lleva a cabo.

El Gamoneu es un queso de pasta dura y muy puñetero de cortar, ya que fácilmente se nos romperá en pedazos al aplicarle el cuchillo. Está elaborado con leche de vaca, oveja y cabra y posteriormente ahumado en una cabaña para luego pasar a cuevas de maduración.

Curiosamente los estándares de calidad son bastante variables y un mismo productor puede crear quesos óptimos y otros mucho menos buenos. En cuanto a sabor es muy poderoso aunque un pequeño exceso de sal puede arruinar el resultado. Recordemos que se trata de un queso totalmente artesano.
Normalmente no compro Gamoneu y hasta ahora mis encuentros con ese queso no han sido del todo satisfactorios pero lo que sobran son fans en la zona, e incluso entre los niños pequeños, que lo devoran insaciablemente.

Lo mejor es comprarlo en comercios especializados y solicitar asesoramiento por parte del vendedor. No me convence adquirirlo directamente del productor ya que normalmente reservan lo mejor para sus grandes clientes, que son precisamente las tiendas.

La rivalidad de sabores con el Cabrales existe por parte de los degustadores y se montan tontas polémicas, ya que se trata de quesos distintos que únicamente comparten la zona de elaboración y los tipos de leche. Personalmente soy más de Cabrales pero hay que reconocer que cuando un Gamoneu sale bueno uno casi mataría por él, como por los jamones de Galaroza. El Gamoneu está en el libro de honor de los quesos peninsulares al lado de la Torta del Casar o el Queijo da Serra portugués.
Al Gamoneu le han salido imitadores pero no hay color. Y ojo porque está en peligro de extinción a no ser que los pastores de los Picos de Europa reciban más apoyo de la administración. El Gamoneu es un monumento gastronómico que se merece la declaración de Patrimonio de la Humanidad.

martes, 10 de noviembre de 2009

La sal de la vida.


Este es el aspecto de los envases de cuarto de kilo de la sal marina Maldon, procedente de Inglaterra. Muchos de los lectores ya tienen uno en casa pero seguro que hay gente que todavía no conoce esta delicia. El paquetito en cuestión suele salir por algo menos de seis euros en tiendas delicatessen, lo cual es una pasta en relación a lo que cuesta la sal común, pero todo un regalo si tenemos en cuenta lo que puede aportar en nuestros platos. Es una sal que no amarga y se utiliza principalmente para sazonar, no para cocinar. Se pueden depositar unos cristales de esta sal sobre un foie, un chuletón e incluso un helado de chocolate.

Esta sal es única y no hay imitaciones posibles, pues tiene denominación de origen, como el Champagne francés o el queso de Cabrales. En todos los buenos restaurantes hay sal Maldon para aderezar lo que haga falta y aportar un gusto muy fino. Desde que la conocí no puedo vivir sin ella. Si aún no la ha probado, me temo que se está perdiendo una de las cosas buenas de la vida. Sorprenda a sus amistades y quede como todo un gourmet.

lunes, 9 de noviembre de 2009

CONSERVAS SERRATS. MÁS DE UN SIGLO ENVASANDO BONITO Y ANCHOAS.


El lector puede conseguir un lote de conservas como el de la foto si su receta de bonito sale premiada en el concurso mensual de Conservas Serrats.

Inicialmente uno podría pensar que con un nombre como Serrats estaríamos hablando de una empresa catalana y sin embargo la conservera se halla ubicada en la localidad vizcaina de Bermeo desde hace 120 años, ahí es nada.

En Serrats se dedican a hacer lo que mejor saben, es decir, envasar un género de alta calidad y venderlo a precios razonables. No estamos hablando de de productos delicatessen a precios inalcanzables sino accesibles a todos los mortales. Eso sí, el que busque únicamente precio seguro que encuentra opciones más baratas y obviamente peores; el que quiera calidad fijo que hallará conservas más caras pero no mejores. Bonito y anchoas son los productos estrella de Serrats, con especialización en cogote y ventresca de bonito del norte. Particularmente apetitosos parecen sus mejilones en escabeche y el caviar de oricios (erizos).

Serrats tiene una web 2.0 de lo más convincente, con su Twitter, su Facebook y su Flickr; en éste último hay una interesante colección de fotos que describen las recetas que se pueden preparar con sus productos. Por si fuera poco también hay blog y con un interesante concurso de recetas mensual cuyo premio es un excepcional lote de conservas con el que ponerse morado.

Lo mejor de todo es que la conservera Serrats sí vende desde su web y con bajos gastos de envío. Se ofrecen cajas enteras y con un pedido de diez cajas no se abonan los portes. El proceso de compra es sorprendentemente ágil. Hay productos envasados en lata y también en frascos de cristal, con preparaciones al natural, con aceite de oliva y en salsas. Toda una provocación de cara a las navidades para autorregalarnos lo mejor del Cantábrico. Las cajas-regalo hacen quedar bien con el agasajado pero mejor un poco de egoismo de vez en cuando.

Toda la información extremadamente detallada en una web tan sencilla como agradable y que podemos ver en http://www.serrats.com

domingo, 8 de noviembre de 2009

Vinagre de Muscat. Otro aliño atrevido.


Tras la invasión de los vinagres de Módena en la cocina española, que por cierto nunca son el auténtico y carísimo aceto balsámico, llega el momento de experimentar algunas novedades interesantes más allá del vinagre de Jerez o de sidra.

El vinagre de la foto me lo regalaron y lo abrí enseguida tentado por la originalidad. La primera impresión olfativa no fue precisamente óptima, pues huele como un vinagre corriente de los baratos. Aún así rocié la ensalada con un chorrito a ver si la cosa mejoraba al contactar con las papilas gustativas; efectivamente en boca la cosa es muy diferente a lo que aparenta y el anunciado sabor agridulce irrumpe con una explosión nada agresiva para la lengua.

Normalmente no me gustan los vinos elaborados con uva Muscat pero en el caso del vinagre había que probar para ver si aportaba algo. La respuesta es positiva.

Recomiendo tener siempre en casa una selección de vinagres diferentes para aliños, ya que a los invitados les encanta probar cosas nuevas y diferentes. Lo mismo me parece conveniente para los restaurantes, dejando en el olvido a las vinagreras anónimas sin carnet de identidad.

La botellita en cuestión es de cuarto de litro y anda sobre los tres euros en tiendas. Obviamente dura mucho y no caduca, con lo que el producto va muy sobrado de calidad en relación a su precio. El sabor agridulce no tiene nada que ver con la salsa del mismo nombre que se vende por ahí, ya que aquí predomina lo agrio sobre lo dulce aunque lo último perdura en el posgusto.

El vinagre de Muscat es un producto de Molí de Pomerí.

sábado, 7 de noviembre de 2009

Vinagre de Módena. Exquisitez al alcance de los mortales.


Si el lector está tan forrado como para pagar el auténtico aceto balsámico di Módena, es decir, más de 100 euros el litro, mejor no siga leyendo. Pero si el navegante desea descubrir un producto gourmet a precios democráticos, quizás le interese saber que desde hace un par de años el vinagre balsámico de Módena ya está disponible en muchos supermercados, incluidos Lidl y Dia. Son cosas de la globalización.

Se trata de un vinagre muy diferente al que está acostumbrado el gusto español, pues no resulta tan ácido y tiene un toque dulce. Es ideal para el aliño y en todos los buenos restaurantes tienen una botellita a mano del cliente. Por menos de cinco euros podemos disfrutarlo y además tendremos en cuenta que dura muchísimo. Dicen que para aliñar bien una ensalada hacen falta un un avaro, un derrochador y un loco; el derrochador para echar el aceite, el avaro para el vinagre y el loco para mezclar los ingredientes.

El auténtico tiene denominación de orígen y además envejece durante largos años, siendo uno de los productos más cotizados de la alimentación italiana. Mientras no inventen el internet con olor o sabor, me limito a sugerir al lector que compre vinagre de Módena y disfrute la diferencia. Yo lo uso para preparar el magret de pato con moscatel y miel, con óptimos resultados.

El humor de Mauro Entrialgo y los restaurantes.


Mauro Entrialgo es un humorista muy observador y crítico, sobre todo con los sistemas de venta y reserva de las compañías aéreas, donde nunca sabemos lo que nos vamos a encontrar. En este chiste vemos cómo funcionarían los restaurantes si se les permitiera utilizar el sistema de tarifas tan misterioso de las aerolíneas. El blog de Mauro lo podemos ver en

Mauro Entrialgo es un humorista muy observador y crítico, sobre todo con los sistemas de venta y reserva de las compañías aéreas, donde nunca sabemos lo que nos vamos a encontrar. En este chiste vemos cómo funcionarían los restaurantes si se les permitiera utilizar el sistema de tarifas tan misterioso de las aerolíneas. El blog de Mauro lo podemos ver en

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Pistas para no elegir un restaurante.

Acertar al elegir un restaurante no es tarea fácil si carecemos de información previa. Si nos vamos a guiar sólamente por la intuición, podemos lucirnos o bien meter la gamba. Por si acaso, aquí doy algunas pistas orientativas fruto de la experiencia.

1. No entrar nunca en restaurantes cuya carta de platos no esté expuesta en el exterior del establecimiento. No hay ninguna razón para que nos oculten los precios.

2. No entrar nunca en restaurantes cuyos empleados estén en el exterior captando clientela. Es una práctica persuasiva muy incordiosa.

3. No entrar nunca en restaurantes cuyos cristales estén sucios. Si no limpian lo que está a la vista, imagínese lo que no se ve.

4. No entrar nunca en restaurantes que nos hayan recomendado sin haber solicitado información al respecto. Si el recepcionista nos empieza sugiriendo restaurantes antes de preguntárselo, mala cosa. Lo ideal es que nos propongan varios.

5.No entrar nunca en restaurantes cuya clientela se compone exclusivamente de turistas y donde los locales no acuden. No hay más que fijarse un poco en el ambiente.

Un cliente exigente acabará mandando al garete a los incompetentes. Son normas muy simples que si observamos con determinación, nos ayudarán a elegir.

Por si acaso, no vaya nunca a la aventura, infórmese previamente y consulte a diferentes fuentes.

El menú no se comparte. La carta sí.


Durante los últimos años he escuchado todo tipo de historias contadas por hosteleros. Además del tradicional robo de toallas o de irse sin pagar del restaurante, lo que más enerva a muchos propietarios es la actitud de los clientes que pretenden compartir un menú de diez euros entre dos personas, como si de tapas se tratara.

Toda vez que por esos diez euros uno puede comer una fabada digna, unos escalopines al Cabrales aceptables, con una ración de tarta y una botella de vino en la mesa sin cargos extra, ya es chulería pretender que una pareja divida el coste de la comida al repartirse los alimentos entre dos. Eso se puede hacer a la carta.

Hay que dejar muy claro que los precios de los menús son por comensal y no por menú. La legislación española estableció en su día un sistema de menús obligatorio para los restaurantes de ciertas categorías y que pretendía facilitar el acceso de los trabajadores a la comida fuera de casa sin tener que pasar por la carta. Si ya el precio es bastante popular, no viene a cuento la pretensión de muchos turistas que quieren echar morro más allá de lo razonable.

Últimamente han proliferado las advertencias en los anuncios de los menús con todo tipo de combinaciones. Desde "los menús no se comparten, la carta sí" hasta "precios por persona". Debemos tener en cuenta que el precio del menú es global y si el comensal decide no consumir algún plato no tiene derecho a reducción en el precio.

Del mismo modo que me parece penoso venir a Asturias a comer de bocadillo para ahorrar cuando se puede comer por 9 y menos euros, lo de compartir menús ya raya en lo esperpéntico.

Eso sí, los padres que comparten su comida con los niños deberían tener a su disposición un menú infantil porque he visto a demasiados críos pasar hambre porque no les piden un plato para ellos y sus padres piden comida que los nenes no se comen. Menos mal que ya hay restaurantes con menús cortos de un sólo plato pensados para los que no comen mucho.

martes, 3 de noviembre de 2009

Sal rosa del Himalaya. Producto gourmet a menos de cinco euros.


Me sorprendió encontrar este producto en los expositores del Eroski y una vez visto el razonable precio procedí a cargarlo en el carro. Me encantan estas finuras frívolas que impresionan a las visitas y además aportan toques de sabor muy interesantes en la cocina. Al igual que ocurre con la sal Maldon, la de Guerande o la Flor de Sal de Aveiro se trata de una sal que no amarga y sí porporciona matices a los alimentos que se cocinan con ella.

La sal la distribuye Molí de Pomerí, empresa desde cuya web no se pueden hacer pedidos y que se dedica principalmente a las salsas y condimentos. Por lo visto la sal rosa del Himalaya contiene calcio, potasio, hierro y magnesio, de modo que se considera áltamente energética. La textura no es escamosa sino que viene en un polvo ni grueso ni fino que hace fácil dosificarla. El color deriva del contacto con el hierro.

Dentro de la caja lo que nos encontramos es una bolsa de plástico; personalmente hubiera pagado más por un salero transparente. Nada me impide meterla donde me apetezca, sin embargo.

Por lo visto los grandes cocineros están utilizando esta sal en sus preparaciones y ahora está al alcance de los humildes mortales. La sal ha hecho un viaje de millones de años desde los tiempos en los que el Himalaya estaba sumergido en el fondo del océano. El precio no es un problema.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Las corbatas de Unquera en Cantabria.


Unquera está en Cantabria, haciendo frontera con Asturias, donde la ría de Tinamayor marca los límites de los territorios autonómicos. Aparentemente allí no hay nada especial, sólo un importante cruce de caminos y muy buen comercio. No obstante, Unquera es conocida por sus corbatas, que son las menos elegantes del mundo y también las más sabrosas, porque las susodichas no sirven como prenda de vestir pero sí como alimento. En mi despensa nunca faltan las corbatas para desayunar o merendar. Se pueden encontrar en prácticamente todos los supermercados de Asturias (donde son muy apreciadas) y Cantabria.

La CORBATA DE UNQUERA es un dulce de hojaldre con forma de pajarita o corbata, de unos 15 cm. de largo por 4 cm. de grosor, recubierto en su capa superior por un baño de glasa real con almendras.En su composición se emplean como materias primas más fundamentales la mantequilla y harina de trigo, siendo también componentes el azúcar, los huevos y la almendra.

En Unquera se sigue la forma tradicional de hacer el hojaldre, consistente en el amasado de la harina. Una vez amasada, se le añade la mantequilla para formar un plastón al que se le dan tres vueltas y pasa a la cámara de frío hasta que alcance la temperatura de 6 a 8 ºC. Una vez alcanzada esa temperatura se le vuelve a dar a ese plastón otras tres vueltas y pasa al frío hasta conseguir de nuevo 6-8 ºC. Posteriormente se estira y se corta. En el corte se le añade la glasa real, almendras y se le hace el nudo característico que da el nombre a la corbata. Se hornea un tiempo aproximado de 20 minutos y ya está lista para comer.

Como prepararlas puede ser algo pesado, quizás nos apetezca más comprarlas en cajas de una docena, envasadas individualmente y por menos de cuatro euros el envase.

Y si las compramos en Unquera directamente no es que vayan a salir más baratas pero podemos recogerlas recién salidas del horno. Son un vicio y siempre hay que comprar el doble de los que inicialmente preveamos.

Entre Unquera y San Vicente de la Barquera, por la antigua nacional 634 tenemos el área de Los Tánagos, donde podremos aparcar fácilmente y aprovisionarnos. No hay autobús que no pare allí. Mis favoritas son las de la marca Pindal.

domingo, 1 de noviembre de 2009

¿Comer en Ikea?


Lo más seguro es que IKEA no salga nunca en las revistas serias de Gastronomía. Pero cuando de lo que se trata es de alimentarse bien y a un precio competitivo, la multinacional del mueble se posiciona muy arriba. Curioso es que se pueda comer en una mueblería y que no se puedan comprar sillas o vajillas en un restaurante (a lo mejor es porque en el restaurante no quieren).

La cocina sueca tampoco es como para tirar cohetes pero resulta muy aceptable y más a los precios de IKEA. Ya he ido alguna vez a IKEA exclusivamente a comprar algunos de los alimentos que venden en su tienda y por supuesto a tomar un café o un refresco a precios razonables. Hay menús del día, platos combinados, helados,etc.
Naturalmente que si vamos de turismo no queda muy fino comer en el IKEA, pero cuando visitamos otros países con altos niveles de vida y precios agresivísimos en la hostelería, IKEA nos puede salvar el presupuesto. Como hay tiendas en toda Europa, preferiblemente cerca de grandes ciudades, si nuestro viaje es en automóvil puede incluir una paradita en IKEA para ir al servicio, tomar algo fresco o reponer fuerzas sin salirse casi de la ruta y con acceso directo desde la autopista, sin pagar parking y sin tener que buscar el centro de la ciudad a la que no queríamos entrar. Yendo con familia estas cosas no tienen precio.
Más información en http://www.ikea.es/

Restaurantes para comer "como en casa"

Algunos restaurantes llevan demasiado lejos su estilo casero. Más videos en http://www.eitb.com/vayasemanita.

sábado, 31 de octubre de 2009

EL VINO DE LA CENA. FLOR DE MERLOT ROSADO. BODEGAS LAUS.


Hace unos días encontré en el Carrefour este vino que me pareció sorprendentemente barato. No llegaba a los cinco euros y había oído hablar muy bien de la bodega así que lo subí al carrito. En la cena del domigo decidí abrirlo y comprobé que se trataba de un vino del 2006, lo que no me daba muy buena espina. Normalmente los rosados no envejecen nada bien y hay que tomarlos mientras aún son jóvenes. Sin embargo al servir el vino en la copa observé un aroma delicado y afrutado que anticipaba una excelente experiencia. Lo utilicé para acompañar unos quesos de lo más variopinto, incluyendo Beyos, Emmental y un ahumado rumano bastante potente.

La experiencia no ha podido ser más satisfactoria y mañana mismo volveré al Carrefour a buscar un par de cajas que pienso beberme solito y con las que no voy a invitar a nadie. Al parecer la guía Peñín le otorga un honroso 89. Aunque el vino se llama flor de Merlot lleva también una pequeña proporción de Cabernet Sauvignon. Me da igual. Es un vinazo glorioso. Por cierto que la web de las bodegas Laus es todo un despropósito lamentable y te pierdes en ella. Menos mal que los suyo es hacer vinos y no webs.

Me encantan los vinos del Somontano y en mi boda puse un Enate Cabernet Sauvignon que encantó a los invitados. He de decir que me he aficionado a los rosados y de todo lo que he probado en estos últimos años el Flor de Merlot es lo que más me ha convencido.

Espero que al llegar al Carrefour no se me haya adelantado nadie.

viernes, 30 de octubre de 2009

EL HOUMOUS DE MERCADONA. RICO Y BARATO.


La primera vez que probé el houmous (pronúnciese humus) fue en Londres. Un poco lejos de su origen en el oriente medio. Se trata de un sencillo plato que consiste esencialmente en un delicioso puré de garbanzos. Dicho así suena hasta raro. Lo compré en el supermercado Tesco y estaba en la sección de las ensaladas y los "dips" (cosas para untar).

Me sorprendió bastante encontrarme la misma marca en Mercadona. El producto está fabricado por Delphi y la tarrina cuesta sobre un euro y medio, lo que me pareció muy asequible. Podemos usarlo como primer plato, plato único o incluso sobre tostaditas. El sabor es intenso y puede saturar un poco, de modo que conviene posponerlo si hay otros platos más suaves.

Estos son los ingredientes: Garbanzos, pulpa de semilla de sésamo, aceite de oliva, acido citrico, agua, sal, ajo en polvo y conservantes. Obviamente es un plato vegetariano y muy bien puede gustar a los niños por su sabor adictivo; así comen garbanzos sin enterarse.

Para probarlo podemos arriesgar menos de dos euros y saborear un digno exponente de la cocina creativa, pues con muy pocos y muy baratos ingredientes se consigue un resultado interesante.El que lo quiera elaborar en casa lo puede intentar con esta receta.
La textura es cremosa y algo arenosa/harinosa. En verano es un producto ideal porque se consume fresco y además es transportable en tarrinas. Ideal para ir comiendo con pan pita aunque si hay una hogaza de pan castellano no le hago ascos. No conviene combinar con vino sino con cerveza, que con esto pasa como con los fritos y las ensaladas.

Clavadas en restaurantes europeos.

Cuando sales de viaje tienes que poner los cinco sentidos a tope para que no te líen ni te tanguen porque hay gente que se aprovecha impunemente del turista bordeando la legalidad con todo el morro. Voy a comentar tres casos típicos, que suceden en la República Checa, Hungría y Portugal.

En el caso de Chequia muchos de los restaurantes de la capital funcionan muy a su aire y están acostumbrados a prácticas irregulares con tal de sacar los cuartos al turista. La jugada que más se estila es entregar las facturas escritas a mano de modo ininteligible y encima añadiendo un misterioso porcentaje extra en concepto de servicio, que puede llegar al 20% o más sin ninguna justificación. Si pedimos agua mineral nos darán microbotellines de la marca más cara al doble de precio que la cerveza. A mi me la armaron una o dos veces pero luego ya anduve con ojo, porque en el restaurante del hotel andaban con más cuidado. Cuanto más te metas en zona turística, peor, ya que los precios bajan en cuanto te alejas dos paradas de metro del centro.

En Hungria, por lo visto, ha habido camareros que aprovechaban para pasar la tarjeta de crédito del cliente un par de veces en lugar de una, pero lo más habitual es que los camareros no te devuelvan el cambio si la cantidad a pagar se aproxima mucho a la cantidad entregada por el cliente, de modo que se toman ellos mismos la propina. Aunque esto pasa principalmente en la capital, la zona del lago Balatón no se libra. Lo mejor es dar lo que nos han pedido con la mayor aproximación posible.

El problema de Portugal, irritante tanto para propios como para extraños, consiste en ofrecer al cliente unas apetitosas tapas no solicitadas de modo que entretenga la dentadura hasta que lleguen los platos; lo malo es que luego se cobran y a precios altos que casi dejan más beneficio que la comida. El gobierno portugués ha tomado cartas en el asunto y actualmente la práctica está prohibida, de forma que el cliente tiene derecho a comer las tapitas y luego no se las pueden cobrar o bien debería exigir que se eliminen de la factura. Los restaurantes llevan tantos años haciendo esto que casi se consideraban con derecho a legalizar la picaresca. Lo mejor es rechazar las entradas de mano, puesto que muchos las tienen preparadas a tal efecto a fin de aprovecharse de la ignorancia del turista. Eso sí, si no tocamos nada, no lo cobran.

Hay más clavadas en más sitios y este artículo es sólo una pequeña muestra. Aquí también le echamos cara con los platos fuera de carta que nunca sabemos lo que nos van a costar. Si el lector desea hacer su aportación, su comentario será bienvenido.

jueves, 29 de octubre de 2009

¿Compensa la Nespresso?


Pues todo depende de lo que quiera el lector, pero mi recomendación personal es no comprar esta ni ninguna otra cafetera de cápsulas. Puede ser de lo más fashion y "modelna" pero con la adquisición el cliente se casa para toda la vida con Nespresso y sus cápsulas específicas.

Por la calidad del producto no hay problema porque se fabrican cafés de varios tipos y hay una garantía seria de que el café es óptimo. El mayor inconveniente radica en que el sistema es absolutamente cautivo y hay que comprarles las cápsulas a ellos, ya sea en las muy escasas tiendas especializadas o bien recibiéndolas a domicilio previo pedido, lo cual nos amarra demasiado. Lo mismo ocurre con la cafetera Senseo, una versión más popular.

Si el lector quiere tomarse un buen café y le incomoda la extracción de la borra con el engorro de la limpieza, tiene a su disposición muchas cafeteras en el mercado que admiten el modelo de alcance universal, inventado por Illy y denominado monodosis ESE. Ojo porque no hay que confundir cápsulas con monodosis.

Lamentablemente en los lineales de los supermercados españoles hay muy poca variedad del sistema ESE. Mercadona vende un expreso y un descafeinado, al igual que lo hace Carrefour. En otros hipermercados la escasez es penosa. En Portugal se venden las de Segafredo Zanetti, Nicola, Sical y Delta, entre otras, con mucha mayor calidad que las de nuestro país. En Leclerc se venden algunos productos envasados en Francia que no están mal del todo. Otra opción es comprarlas a empresas que las venden por Internet pero que acaban saliendo casi tan caras como las de Nespresso.

Para los grandes consumidores no recomiendo ni cápsulas ni pastillas. Para los más exigentes siempre están las cafeteras que muelen en el acto y expulsan la borra solitas, pero eso ya es de lujo.

Haga lo que quiera pero recuerde que una Nespresso es un matrimonio para toda la vida sin posibilidad de divorcio.

miércoles, 28 de octubre de 2009

Fuera de carta también tenemos...


Hoy quiero advertir a los lectores sobre los peligros que entraña la frase que da título al post. Me horroriza cada vez que la oigo en boca de un camarero porque puede producir sorpresas muy desagradables; la principal es que el precio nos resulte inadecuado por excesivo, ya que no sabemos lo que nos va a costar ese plato "fuera de carta". Obviamente la solución es que nos digan de antemano lo que cuestan los platos cuyo precio no figura escrito sobre un papel.

No es infrecuente que en ciertos restaurantes haya propuestas especiales del día y más de una vez me las he encontrado redactadas a mano con su precio y pegadas a la carta, con lo que así no hay problema y sabemos de antemano a lo que nos enfrentamos. La cosa puede ser grave cuando los platos sugeridos son pescados, de manera que conviene preguntar previamente a cuánto anda el kilo y a cómo sale la ración, no sea que la cosa se dispare por atrevimiento e ignorancia. Ya se sabe que los precios según mercado o según rula son toda una ruleta rusa para el bolsillo del comensal y no recomiendo pedir pescados a no ser que dispongamos de una información convincente sobre la viruta que nos pueden clavar.

A veces me temo que esos platos fuera de carta son aquellos de los que se quieren deshacer cuanto antes o bien los que más beneficios dejan porque el hostelero juega con la gran ventaja de ocultar precios. Naturalmente que es muy incómodo preguntar lo que cuesta cada cosa y generalmente el camarero no lo sabe.

A los clientes les recomiendo no pedir nunca nada fuera de carta a no ser que les den las cosas por escrito, porque la situación se presta a la picaresca. A los hosteleros les animo a evitar esa política de vender de palabra oralmente.

La ruta del queso y la sidra en los Picos de Europa.


Si te dicen que una ruta temática que dura tres horas cuesta 22 euros por persona puede parecer carillo. Sin embargo, compensa de sobra. La ruta a la que voy a referirme tiene lugar en un precioso pueblo llamado Sirviella, ubicado en el municipio asturiano de Onís, que no Cangas de Onís aunque sí muy cerquita.

La ruta de Pepín es un interesante paseo comentado en el que se descubren los secretos de la vida rural junto con la fabricación del queso de Gamonedo (el más caro de España y en peligro de extinción) y la elaboración de sidra casera. Hasta ahí todo normal. Lo bueno es que la experiencia incluye una fastuosa espicha, que es como en Asturias se denomina a las meriendas regadas con sidra. Uno sale de ahí como un campeón y cenado de sobra porque las viandas que se sirven tienen sabores de siempre que creíamos perdidos, incluyendo algunas curiosidades gastronómicas de la zona, como el boronchu, una especie de morcilla frita en rodajas. La merienda-cena es en régimen de barra libre y se degusta la tortilla elaborada con huevos de casa además de los típicos tortos de maíz o los chorizos a la sidra; por supuesto que no faltan los buenos quesos de la comarca.

Primero Pepín nos hace visitar el pueblo detenidamente explicándonos los pormenores de la vida en la aldea y tiene respuestas para todas las dudas de los visitantes. Nos llevará después a su llagar donde veremos el proceso que lleva a la manzana a convertise en sidra y nos hará degustarla. A continuación veremos la réplica de una cabaña de pastores de los Picos de Europa en la que comprobaremos cómo vivían ( y algunos aún viven) en los puertos de montaña durante el verano.

El minizoológico de fauna autóctona hace las delicias de los niños porque hay animales muy cariñosos y que están acostumbrados a la presencia humana. Se incluyen algunas razas autóctonas y en peligro de extinción. Los caballos asturcones son las estrellas.

En total son tres horas de diversión garantizada y muy recomendable para familias con niños. Lo de la espicha ya es el broche de oro y la gente queda encantada. Si vamos a cenar fuera acabaremos pagando casi lo mismo y nos perderemos una experiencia muy enriquecedora.

No demasiada información pero sí algunos videos interesantes en la web oficial de la ruta de Pepín. En cuanto a la zona de Cangas de Onís y Covadonga se puede visitar mi web personal hecha aquí mismo: http://www.cangasdeonisycovadonga.com/

Arroz bomba de Calasparra. El más caro. Por algo será.



Si el lector se asusta al saber que le costará cuatro euros el kilo, conviene saber que este arroz vale lo que cuesta de sobra. Hace años que me lo dió a conocer un cocinero amigo, un tal Campo Viejo, del restaurante El Corral del Indianu, situado en Asturias y que ostenta una estrella Michelín. En aquel caso lo probé con berberechos y queso ahumado de Pría. Como siempre, los grandes cocineros trabajan con ingredientes de alta calidad y eso marca la diferencia.


Este arroz cunde una barbaridad y absorbe mucho el líquido. Ojo porque hay una variedad más barata que es el arroz bomba y o otra más cara que es el de Calasparra, con denominación de orígen. Mi recomendación, para los que aún no conozcan el producto, es hacerse rápidamente con un kilo para ir experimentando. Con estos arroces queda uno como un gourmet de alto standing. Por cierto que siempre sale suelto. Hay que echar mucha agua y poco arroz.

El carpaccio en Mercadona y Carrefour.


Lo gracioso del asunto es que al buscar esta foto e indagar sobre la marca productora, me he encontrado con un montón de mensajes en foros sobre el mismo tema. El carpaccio de buey de la casa danesa Skare está que se sale. Por algo menos de dos euros tenemos una ración ideal para compartir entre dos personas. Este carpaccio se hace a partir de solomillo de buey y viene presentado en finísimas lonchas. Se trata de carne cruda, algo así como el jamón pero sin curar.

Gracias a Mercadona he encontrado este producto gourmet que nos hace quedar como señores cuando lo servimos en una cena de amigos. Ideal para impresionar. Un servidor lo prepara añadiendo algo de vinágre de Módena, un aceite portugués llamado Rosmaninho y unas virutas de foie. Usted puede echarle lo que le dé la gana, como por ejemplo, algo de sal Maldon, o añadirle rúcula, etc. Hay unanimidad al respecto entre expertos: Se trata de un chollo, porque cortar uno mismo la carne con ese grosor es tarea complicada; además, viene con parmesano rallado y todo. Gracias, Mercadona. (No sé si lo venden en más sitios). Con este carpaccio se farda un montón.
Pues ya sabe, al Mercadona más cercano, que hay sorpresa justo al lado del carpaccio.

Postres para sibaritas a precio de hipermercado.


Hace un par de meses que encontré en el Eroski un pastel fluido de chocolate muy parecido al que sirven en muchos restaurantes de postín. La caja traía dos y venían congelados. Los metí en el microondas y ¡oh!, efectivamente, el chocolate caliente de dentro brotaba como un volcán, creando un efecto precioso; el sabor me gustó porque sé que esto tiene un único secreto, que es el buen ingrediente. La parejita de pasteles cuesta tres euros y pico y aproveché para aprovisionarme y servir media docena en la cena de nochevieja, acompañados de helado y quedando como un marqués.

Estas delicatessen para el pueblo las fabrica una tal Casa Eceiza en Guipúzcoa, junto con otras muchas virguerías que ardo en deseos de probar. De hecho he visto que tienen a la venta algunas tartas provocativas que prometen brindar gloriosos momentos de gula en compañía de un Pedro Ximénez o un moscatel. Estos vascos en temas de sabores son invencibles.

De momento pongo el enlace a la web de la casa, pulsando sobre el logo. La empresa está empeñada en demostrar que lo industrial puede ser tan bueno como lo artesano e incluso mucho mejor. Seguro que ya se ha comido algún postre de estos en un restaurante y ha felicitado al cocinero.


Si alguien de la empresa lée esto y necesitan un catador, que sepan que tengo mucho tiempo libre y una amplia capacidad estomacal. Lo cierto es que una carta de postres a base de estas tartas puede ser el desparrame.

¿Por qué pagar una botella entera si sólo quiero media?


Espero que algún restaurador lea este artículo y tome nota.

Muchos viajeros se detienen en su ruta para reponer fuerzas en un restaurante y no les queda más remedio que elegir agua para la comida en lugar de tomarse un par de copichuelas de vino. Más que nada ello se debe a que la dósis mínima a la venta suele ser la de 750 ml, es decir, tres cuartos de litro, cantidad a todas luces excesiva para una persona e incluso para dos.

Una solución es la de solicitar vino por copas para acompañar los platos, lo que nos permite elegir blanco, rosado o tinto e función de las circunstancias, pero el inconveniente radica en que las botellas de vino de chateo de la barra pueden llevar cierto tiempo abiertas y el caldo que se nos sirve a lo mejor no está en condiciones óptimas. Por supuesto que en esos casos es casi imposible saber lo que nos van a cobrar por cada copa y a lo mejor no compensa económicamente.

Más de una vez me he llevado a casa la botella del vino que no me he terminado, pues considero un derroche abandonar medio litro en la mesa, más aún teniendo en cuenta que ya lo he pagado y es mio. Ya abundan restaurantes donde te proporcionan un saquito para llevarlo al domicilio y acabar de degustarlo. Ojo porque si quedan unos deditos en la botella es buen detalle deja algo para que lo prueben los camareros.

La solución está en las botellas de 37.5 cl, que llevan la mitad de líquido y con las cuales se pueden servir dos copas por persona, más que suficientes para una comida cuando luego hay que conducir.

Desgraciademente esa opción escasea o bien es inexistente en la mayor parte de restaurantes y como no hay demanda, pocas bodegas embotellan en ese formato, que no es que sea adecuado para grandes vinos pero sí muy cómodo para vinos jóvenes y alto consumo.

La oferta de vinos por copas tendría que salir en la carta y con precios, lo que nos permitiría degustar caldos en función de los platos, lo que se ha dado en llamar maridaje. Otro buen detalle sería que en la carta de platos se ofrecieran sugerencias de vinos para acompañar a cada plato.

En los supermercados sí es posible encontar una pequeña variedad de vinos en formato digamos individual y así el consumidor puede probar novedades sin arriesgarse. Además, se garantiza la frescura del vino y no tenemos que dejar nada para otro día, descorchando siempre una botella que espera ser abierta y no reabierta.

Mientras la oferta se limite a formatos grandes seguiré bebiendo agua.

Curiosidades en los restaurantes europeos.


Europa es una, grande y libre, con moneda única en la mayoría de paises y una gran uniformidad cultural aparente, pero las costumbres varían ostensiblemente según dónde nos encontremos.


En Italia es muy normal que los restaurantes cobren unos cuantos euros en concepto de "pane e coperto", es decir, pan y cubierto. Se trata de una tasa por la utilización de la cristalería, la vajilla y la mantelería además del servicio de pan. La cantidad puede ser relativamente baja y llegar a los ocho euros por persona en restaurantes de cierto nivel, mientras que en los menús baratos y pizzerías no se suele aplicar. En España es ilegal el cobro por este concepto y cuando viajemos a Italia hay que fijarse bien en la carta para que luego la viruta no suba demasiado. Por cierto que la cocina italiana es fabulosa y los panes suelen ser excelentes.

En Chequia te suelen preguntar primero qué vas a beber antes de tomar nota de la comanda de comida. La costumbre local hace que los camareros esperen a que el cliente se acabe la bebida para ir a preguntarle por los platos que va a comer. Esto genera curiosos equívocos porque muchos europeos pretenden que la bebida les aguante hasta el final de la comida y mientras esperan, desesperan, ya que el personal del restaurante aguarda al final de la primera consumición.

Una curiosa costumbre de los británicos en el exterior es sentarse a la mesa con un combinado alcohólico y mientras tanto ir mirando la carta. Normalmente los comensales no se levantan hasta que no han terminado la botella de vino, la cual les encanta tomar incluso sin comida y después de los postres.

Los aperitivos que se sirven en restaurantes de Portugal son cobrados religiosamente al final de la comida, lo cual molesta a los ingénuos clientes extranjeros que pensaban que se trataba de una invitación de la casa.

Una vez que salimos fuera de España hay que darse cuenta de que comer después de las dos o cenar después de las nueve es una misión imposible y fuera de las grandes ciudades las alternativas pueden reducirse a cero.

El agua mineral en Francia se vende a precio de oro y la gente suele elegir la del grifo, con el nombre de "caraffe d'eau".

En Hungría es tradicional cobrar el pan consumido contando las lonchas que el cliente se ha comido y el servicio de vino por copas es casi más frecuente que el de botellas o medias botellas.

Normalmente el agua mineral sale más cara en todos los paises del mundo que en España y es más cara que el resto de consumiciones sin alcohol porque se considera una actitud snob. En Chequia vale el doble que la cerveza y te sirven la mitad de cantidad.
El menú del día con primero, segundo, postre y bebida incluida es prácticamente especialidad española con algunos casos en Portugal, donde se lleva mucho más el plato del día que el menú largo.

Y usted ¿Conoce alguna particularidad local interesante?

Ponga un PX (Pedro Ximénez) en su mesa.


Me aficioné a los vinos dulces cuando a principios de los 80 me iniciaron en el consumo de mistela durante los recreos del Instituto en un bar mítico que hoy ya no existe y que se llamaba Casa Pipi. Allí era muy normal tomarse una copichuela a media mañana. Todavía no existía el botellón y también era admisible que el último día de clases antes de vacaciones de Navidad nos tomáramos unas botellas de sidra champanada en clase con los profesores. Previamente había degustado la Quina Santa Catalina y el Sansón con pastas, supongo que inducido por alguna persona muy mayor, que tienen gran afición a esas cosas y también al anís.

La primera vez que me ofrecieron un vino de postre fue en el restaurante La Salgar, de Nacho Manzano. Se trataba de un Pedro Ximénez de la marca Lustau que me dejó un sabor de boca soberbio. Normalmente en ese sitio sólo tienen de lo mejor.

Posteriormente fui aficionándome al consumo de PX como vino de postre y creo que no puede faltar en cualquier cena, sobre todo si se trata de sorprender a los invitados con un detalle finolis, al igual que puede ser una copita de Oporto o Cava de bienvenida.

Se trata de un vino español dulce con mucho cuerpo y gran densidad, tremendamente empalagoso y dulce pero no satura. Lo podemos encontrar en todo tipo de supermercados y Mercadona comercializa uno baratito (menos de 6 euros) que puede lucir muy bien al acompañar los postres e incluso un queso de Cabrales, al que resta potencia y con el que marida sorprendentemente. Estos vinos se elaboran con uvas pasificadas y pertenecen a la denominación de origen de Montilla-Moriles, andaluces como ellos solos.

En restaurantes los ofrecen por botellas o por copas y los precios no suelen andar disparatados. Cuando un restaurante tiene una carta de vinos de postre es buena señal, al igual que si la tienen de licores para tomar tras el café, que no sean los típicos licores de hipermercado sino algo más refinado.

Estamos en época de celebraciones y sugiero a los lectores que tengan en su bodega privada una botella de PX con la que endulzar aún más los postres.

El Museo del pan en Mayorga de Campos, Valladolid.


La localidad vallisoletana de Mayorga de Campos alberga un nuevo y prometedor Museo del Pan. Espero que valga la pena porque la entrada cuesta 6 euros del ala. Conozco uno ubicado en Seia, Portugal y de iniciativa privada que es todo un modelo y cuyas entradas cuestan un tercio.

Estos son los horarios.

Del 1 de octubre al 31 de marzo.

De jueves a domingo y festivos:
De 10,30 a 14 h y de 16 a 18 h.

Del 1 de abril al 30 de septiembre.

De martes a domingo y lunes festivos.
De 10,30 a 14 h y de 16,30 a 20 h.

Mayorga de Campos se encuentra entre Valladolid y León, en plena carretera nacional. Cerca tenemos también la localidad de Medina de Rioseco, donde podemos aprovechar para viajar en barco a través del Canal de Castilla.

El Museo tiene cuatro plantas en las cuales se explica todo sobre el pan desde la plantación del trigo hasta la panificación. Visita ideal para los niños aunque los precios asustan porque distan de ser populares. A ver cuándo aprendemos de otros paises y cobramos precios menos agresivos. Hay que tener en cuenta que los museos de Londres, que están entre los mejores del mundo, son gratuitos. En cuanto pase por Mayorga escribiré una crónica más detallada. No obstante, no garatizo que lo vaya a hacer; normalmente en España con un carnet de prensa no entras gratis a ninguna parte ni te hacen descuentos aunque les vayas a hacer publicidad gratis.

¿Qué hace del Cabrales un queso único?


A lo largo de mi vida me he zampado muchos kilos de queso de Cabrales, unos mejores que otros pero en general de muy buena calidad. Residí en Arenas de Cabrales durante un par de años pero eso no hizo que aumentara mi consumo.

Hubo un tiempo en que el fraude acechaba por doquier y se vendía cualquier cosa como queso de Cabrales, ya que la producción no estaba controlada por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen. El queso se envolvía en hojas de plágano (arce) y resultaba muy complicado garantizar la calida del producto. Hoy en día el Cabrales es un queso con nombre y también con apellidos, ya que cada pieza cuenta con la información del productor que lo ha hecho.

El Cabrales es un queso artesano que puede elaborarse con leche de vaca sólamente o bien con leche de cabra, oveja y vaca. Es uno de los grandes quesos azules del mundo junto con el Stilton y el Gorgonzola, pero hay algo que lo hace único y es que no hay dos quesos iguales y además en cada queso todos los bocados tienen matices de sabor diferentes. Me encanta particularmente la corteza. Ahí reside la grandeza del Cabrales, hermano del Picón de Tresviso.

Para combinarlo con vino quizás resulte adecuado recurrir a rosados y a blancos o bien a tintos jóvenes. Lo de combinarlo con sidra a mi no me convence nada. Los hay que han probado a acompañarlo con cavas y olororos. Lo que no conviene son los tintos de reserva o crianza porque el acentuado sabor del queso anula la percepción del vino.

Mi consejo para compradores es adquirir cuñas cortadas y no piezas enteras, ya que nunca sabemos lo que nos vamos a encontrar dentro. Es mejor que predomine el blanco sobre el azul en la pasta y que se observe una textura blanda y untuosa, descartando los colores muy oscuros y las piezas duras.

El Cabrales es hoy un queso muy asequible con precios sobre los 12 euros el kilo, es decir, un tercio de lo que cuesta el Gamonéu.

Recomiendo servirlo como postre o antes de éste y nunca como entrada o aperitivo. En el caso de picoteo de tapas hay que dejarlo para el final. Hoy en día el olor ya no es un problema si lo compramos para llevar porque se envasa al vacío y se conserva muy bien incluso en nevera o en congelador.

Ese queso constituyó la base de la alimentación de mi madre durante los años en que ejerció como maestra en la antaño aldea perdida de Bulnes y donde hoy hay bar, restaurante y alojamientos rurales que han salvado al pueblo de la desaparición.

Curiosamente a este queso en su lugar de producción se le denomina como "Picón".